/
/
/
/
/
/
   
Jóvenes y migrantes marcan un nuevo Vía Crucis de Viernes Santo

Con una alta participación juvenil, de adultos mayores y de residentes extranjeros en nuestro país, se llevó a cabo el tradicional Vía Crucis de Viernes Santo, actividad que fue presidida por el Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, quien llamó a los asistentes a comprometerse con los más débiles y alejados.
Viernes 30 de Marzo del 2018
  
La procesión comenzó a eso de las 18:00 horas desde la parroquia Nuestra Señora del Olivo en Conchalí. El cardenal Ricardo Ezzati junto al párroco Marcelo Mancilla y más de 300 de fieles, avanzaron por cada una de las estaciones que rodearon el sector parroquial en la zona norte de la capital.

"El Vía Crucis que desarrollamos junto a la comunidad es el de la Misericordia, tal como lo ha propuesto el Papa Francisco, con una acentuación en los extranjeros, en los jóvenes, adultos mayores y en todas las áreas pastorales que son propias de la parroquia, pues somos una comunidad muy variada donde tenemos muchos jóvenes, matrimonios, niños y extranjeros, donde los haitianos se destacan, ya que son cerca de 120, con quienes tenemos un trabajo permanente de educación del habla español", resaltó el padre Marcelo Mancilla, párroco de Nuestra Señora del Olivo.

Una a una, se fueron representando las 14 estaciones que recorrió Jesucristo desde Jerusalén hasta su crucifixión, ocasión en que el cardenal manifestó su alegría por tantas expresiones de fe.

"La muerte de Jesús en la cruz nos dice quiénes son los privilegiados de parte de Dios y, por consiguiente, también de este misterio, que estamos llamados a realizar en nuestra vida, que son los últimos y los que más necesitan [...] Esta tarde estoy compartiendo el camino de la cruz en este sector de nuestra ciudad en Conchalí, acompañando a esta comunidad de la parroquia Nuestra Señora del Olivo, que quiere ser una comunidad inserta en el territorio con los ojos abiertos, con el corazón abierto, con las manos abiertas para atender las necesidades de nuestros hermanos y hermanas que más necesitan", exhortó el Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati.

Para este año cada una de las comunidades del sector parroquial de Nuestra Señora del Olivo, tuvo una masiva colaboración de jóvenes de la zona y migrantes de diferentes países que tiene residencia en los alrededores da la parroquia, quienes se encargaron de llevar la cruz, entonar cantos y velar porque todo saliera de la mejor manera.

Anneane Jean llegó hace nueve meses a Chile desde Haití y es la primera vez que participa en un Vía Crucis en nuestro país: "Estoy muy contenta. Me siento muy bien, en familia y con la Iglesia que es lo más importante. La Iglesia ha sido mi familia desde que llegué y ha sido un gran lugar para mí para vivir y para hacer experiencia con los demás", resaltando que desde que pisó suelo nacional la parroquia ha sido un pilar fundamental.

"La Iglesia siempre ha estado preocupada de los jóvenes. Desde mi experiencia como joven, puedo decir que la Iglesia siempre me ha apoyado a lo largo de toda mi vida y nunca me he sentido que estoy fuera de la comunidad. Y vemos que este énfasis es muy bueno para que otros jóvenes que no están insertos puedan ver que en la Iglesia si está con los jóvenes", añadió Diana Cantergiani, coordinadora de la Pastoral Juvenil de la parroquia hace siete años.

Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl


Santiago, 30/03/2018

 
Galerías Fotográficas