/
/
/
/
/
/
   
Mons. Óscar Blanco Martínez: "Cómo nos gustaría tener una iglesia con el rostro materno y con el coraje de los jóvenes"

En la vigilia Pascual celebrada en el principal templo de Calama, se compartió el gozo de la resurrección del Señor.
Domingo 01 de Abril del 2018
  
El triunfo de la vida sobre la muerte, de la luz sobre las tinieblas compartieron los cientos de fieles que colmaron la Catedral San Juan Bautista para cantar, ¡resucitó, resucitó el Señor, aleluya, aleluya!.

Buena noticia, que resaltó el Obispo Óscar Blanco Martínez al presidir la celebración junto al Párroco del lugar, Ubaldo Montiel y el Vicario Parroquial, David Gahona. "Dios ha resucitado, no para unos pocos, sino para todos los hombres de buena voluntad".

El obispo destacó el evangelio de San Marcos leído en la ocasión, para referirse al rol de la mujer en la divulgación de la buena noticia de la resurrección del Señor, "las mujeres tienen siempre ese instinto maternal, la mamá siempre tiene el presentimiento de que algo va a pasar con su hijo, ellas siempre han tenido más sensibilidad para las cosas de Dios (...) y en medio del dolor y dudas, sobre quién les movería la piedra del sepulcro, surge la esperanza".

Agregó el Pastor que esta piedra que había que remover del sepulcro, tiene un sentido hoy, "hay muchas piedras que quitar, especialmente para las mujeres que sufren de violencia y en nuestra propia Iglesia en la que hay piedras que no dejan avanzar a la mujer, que no la dejan tener el rol protagonista que debería tener".

El Papa Francisco -apuntó- nos dice que en la Iglesia se confunde el servicio con la servidumbre y éste, con dolor reconoce que la mujer cumple el rol de la servidumbre y esto nos es justo, porque la mujer tiene igual dignidad para alabar y servir al Señor.
Por eso, -señala- al escuchar hoy, que es la mujer las primera testigo de la resurrección, ¡bendita mujer!, exclamó Monseñor Blanco, "porque, qué sería de la Iglesia, sin las mujeres. Es ella la que con coraje, con valentía está ahí, para luego comunicarle a los varones esta buena noticia".

Continuó Mons. Óscar Blanco en su homilía, manifestando que junto con las mujeres, el evangelista relata, que hay un joven que las ánima "no teman, ustedes buscan a Jesús de Nazaret, resucitó, nos está aquí". -Miren que interesante dato- un joven, resaltó.

Agregó, "los jóvenes están llamados a dar la buena noticia, que cambia la historia de la humanidad y que llena de alegría a todos los hombres. Cuánto necesitamos de los jóvenes en nuestra Iglesia, que sean ellos los protagonistas de nuestra historia y que el mismo Papa les pidió en su encuentro en Maipú al señalarles la contraseña que antes San Alberto Hurtado había mencionado, para que la usen en los momentos de duda o cuando no se quieren comprometer , Qué haría Cristo en mi lugar".

Finalmente el Obispo de Calama expresó "Cómo nos gustaría tener una Iglesia con rostro materno, con ese instinto maternal, con esa ternura de la mujer y cómo nos gustaría tener una Iglesia con el coraje, con la valentía y con la fuerza juvenil (...) pidamos al Señor que nuestra Iglesia madre, adquiera estas características".

Fuente: Comunicaciones Calama


Calama, 01/04/2018

 
Galerías Fotográficas