/
/
/
/
/
/
   
Mons. Alejandro Goic
“Es nuestra responsabilidad hacer visible el rostro de Cristo”

Con fe y alegía se vivió la fiesta de la resurrección en la Diócesis de Rancagua. El obispo Goic hizo un llamado a seguir el mensaje de Jesús, y su evangelio de amor, de vida, de misericordia y de solidaridad.
Lunes 02 de Abril del 2018
  
“La Semana Santa que celebramos es la expresión suprema del amor de un Dios que haciéndose hombre participó de la condición humana en todo, menos en el pecado”, señaló en su mensaje de Pascua de Resurrección, el obispo de Rancagua Alejandro Goic Karmelic.

La celebración del triduo pascual se llevó a cabo en todas las parroquias de la diócesis con gran convocatoria de fieles. Todos con fe y con alegría participaron también de las misas de Pascua de Resurrección.

A toda esta comunidad de creyentes, monseñor Goic expresó que “Dios amó tanto a la humanidad que envió a su hijo divino que nació de una mujer virgen para que a través de su vida, de sus gestos y de sus actitudes nos mostrará el verdadero rostro de Dios, el Dios misericordioso y cercano que se hace uno con nosotros desde que ocurrieron los hechos de esta semana que estamos rememorando; su vida, su pasión, su muerte y su resurrección. Se ha sembrado una semilla de redención que más allá de las vicisitudes históricas, tiene una profunda significación”.

Es por ello que hizo un llamado a “hacer visible el rostro de Cristo siguiendo su mensaje y su evangelio de amor, de vida, de misericordia y de solidaridad, por eso que la llamamos la Semana Santa, porque en ella el hijo de Dios fue muerto en la cruz, pero triunfó sobre la muerte con su resurrección gloriosa y a eso estamos llamados todos los seres humanos después de nuestra muerte temporal”, indicó.

El obispo de Rancagua, citando a San Alberto Hurtado pidió que siempre se tenga presente su frase: ¿Qué haría Cristo en mi lugar?; y “pensando lo que haría Cristo es lo que estamos llamados hacer cada uno, de manera personal y como comunidad en las distintas responsabilidades que cada uno tiene, es decir, reproducir el querer, la palabra y la acción de Jesús; eso es creer en el resucitado, hacerlo presente nosotros hoy a través de nuestras acciones, que se parezcan a las que él hizo, acciones de amor, de servicio y de preocupación por todos, pero especialmente por los más sufrientes.

En ese espíritu les deseo a todos una Pascua de Resurrección llena de las bendiciones del resucitado y que ese espíritu perdure ojalá durante todo el año y durante toda nuestra vida”.

Fuente: Comunicaciones Rancagua


Rancagua, 02/04/2018

 
Galerías Fotográficas