/
/
/
/
/
/
   
Comunidad diocesana recordó al padre Juan López-Gasco

En una emotiva Eucaristía sacerdotes, diáconos y feligreses recordaron todos los años de un gran servicio que brindó el padre Juan López-Gasco a la Iglesia diocesana de Talca.
Jueves 05 de Abril del 2018
  
Este jueves 05 de abril a las 12:15 horas, la parroquia El Sagrario recibió a una gran cantidad de fieles que conocieron muy de cerca al padre Juan, ya sea por las parroquias donde brindó su servicio, en el movimiento Encuentro Matrimonial u otras instancias.

La misa estuvo presidida por el Obispo de Talca, monseñor Horacio Valenzuela Abarca y concelebrada por el Vicario de la Educación, padre Carlos Letelier y el Vicario Pastoral, Padre Luis Felipe Egaña. Antes de iniciar, nuestro pastor recordó un poco lo que entregó el padre Juan a la diócesis en tantos años y de su gran sencillez como persona.

“Hoy día rezamos por su descanso, por su salvación eterna y para agradecerle tantos regalos que sentimos que Dios nos dio a través de él, cada uno de los que estamos aquí tendrá razones para decirle gracias al Señor. Yo solamente quiero decir una cosa, fue un sacerdote que en nombre de Cristo estuvo cerca del dolor y también de la alegría de su pueblo, de forma sencilla, sin mucho aspaviento, de forma práctica y muy fiel”.

El padre Mario Molina Guaita, Vicario General, también dedicó unas palabras en honor al padre Juan, por conocer muy de cerca la gran labor que desarrolló en la Vicaría Judicial y en cada parroquia. Pero uno de los discursos más sentidos y hermosos, sin duda fue el del diácono Custodio Moyano Rebolledo, quien fue amigo cercano del padre Juan López-Gasco y compartiera momentos únicos y fraternos junto a él.

“Esa humildad, esa sencillez es lo que a uno lo remecía y hacía sentir que allí había un testigo del evangelio que había que seguir y eso es lo que reconforta, el haber conocido a un hombre así. A mí me están quedando pocos amigos, uno va viendo como se le van yendo los amigos, don Carlos González decía “el cielo está lleno de amigos”, entonces confiando en esa amistad de los amigos que están en el cielo, es lo que a uno le da fuerzas para seguir”, destacó el diácono de la parroquia San Agustín.

Sin duda alguna, el gran servicio del padre Juan en nuestra diócesis nunca será olvidado y es algo que se ve reflejado en el cariño de cada persona que lo conoció y compartió junto a él.

Fuente: Comunicaciones Talca


Talca, 05/04/2018

 
Galerías Fotográficas