/
/
/
/
/
/
   
Vocación de discípulos del Señor
Familia de Tierras Blancas se prepara para misionar en Rumania

Adherentes del Camino Neocatecumenal de la parroquia "Cristo Resucitado" viajarán a dar testimonio de su fe.
Viernes 20 de Abril del 2018
  
Con nerviosismo, alegría y entregados a la voluntad de Dios se encontraba la familia Yáñez Cuello la noche de este viernes 20 de abril. Y es que Freddy y Verónica, junto a sus hijas Noemí, María Isabel y Florencia, se preparan para iniciar su viaje a Rumania, lugar hasta el cual llegarán para dar testimonio de su fe en una misión llena de espiritualidad y amor al Señor.

“Expectativas no tenemos, tan sólo la motivación de poder anunciar un poquito de este amor que Dios nos ha dado, gratis se me ha dado y espero darlo gratis también a la gente que necesita una palabra de vida eterna. Es primera vez que viviremos este tipo de experiencia, lo que nos pone nerviosos al no saber qué pasará y no conocer el idioma, pero confiamos en que el Señor nos abrirá las puertas para desarrollar esta misión”, explicó Freddy Yáñez

Es así que junto a sus hermanos del Camino Neocatecumenal de toda la Arquidiócesis, al que pertenecen desde hace 18 años y gracias al cual sintieron el llamado para ser discípulos misioneros de Jesús, participaron de la Eucaristía de envío que se celebró en la parroquia “Cristo Resucitado” de Tierras Blancas, sector de la comuna de Coquimbo en el cual residen hasta la actualidad, y que fue presidida por el Arzobispo de La Serena, Mons. René Rebolledo, en compañía del párroco P. Juan Alvarado y sacerdotes que han acompañado el camino espiritual de la familia.

En la ocasión, Verónica Cuello manifestó alegría y gratitud porque “es un año de gracia que estamos viviendo, tras participar de la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia, cuando al finalizar se hace el llamado a la familias para dejarlo todo por anunciar el Evangelio. Nosotros sentimos que Dios nos estaba hablando, por lo que nos tomamos de la mano y dijimos al Señor que sí estábamos dispuestos. Estamos contentos, a pesar que cuesta dejar a la familia, las comodidades de la casa, pero el llamado para seguir a Cristo es más fuerte”.

El viaje para iniciar la misión está programado para el 1 de mayo, teniendo como primera parada la ciudad de Roma, en donde el Papa Francisco les bendecirá y realizará el envío junto a otras 30 familias el sábado 5 del mismo mes. Posteriormente partirán a su destino, sin itinerario definido ni tiempo estipulado, solamente con la confianza puesta en el camino que Dios les tenga preparado.

Al respecto Juan Apablaza, guía del Camino Neocatecumenal en la Arquidiócesis, señaló que “para nosotros es una fiesta, no tan sólo por la fuerza que demuestran estos hermanos para irse a misionar, sino que también ver la fidelidad de Dios con este matrimonio que conoció el camino, se abrieron a la vida y fueron bendecidos con sus tres hijas, que son fruto de la evangelización”.

Fuente: Comunicaciones La Serena


Coquimbo, 20/04/2018

 
Galerías Fotográficas