/
/
/
/
/
/
   
Vicario General de la diócesis de Copiapó encabeza oración por caídos en la guerra civil de 1891 en las costas de Caldera

Un breve momento de oración y reflexión tuvo lugar este lunes 23 de abril, en el cementerio laico de Caldera, en el acto de recuerdo a las víctimas del hundimiento del Blanco Encalada, en el marco de la guerra civil de 1891.
Martes 24 de Abril del 2018
  
El acto fue encabezado por las autoridades de la Armada, junto al Vicario General de la diócesis de Copiapó, P. Rodrigo Herrera. El sacerdote fue invitado a celebrar un responso por los caídos en ese enfrentamiento. En la oportunidad, el P. Rodrigo sostuvo que "esta guerra civil no es más que una expresión de la falta de los consensos, de la división, ausencia de respeto y valoración mutua, incapacidad de construir sobre las bases del diálogo y la unidad".

Agregó que "los caídos en combate tras el hundimiento del Blanco, fueron parte de las fuerzas que vencieron al interno de la patria entre las fuerzas confrontadas. Pero la gran vencida fuela sociedad chilena, que enfrentó una gran división social y además el desafío de la reconstrucción física y sobre todo moral después de llorar a tantos muertos, se dice entre cinco mil y diez mil personas".

Concluyó citando el magisterio social de la Iglesia: “¡Nunca más la guerra! Que destruye la vida de los inocentes, que enseña a matar y trastorna igualmente la vida de los que matan, que deja tras de sí una secuela de rencores y odios, y hace más difícil la justa solución de los mismos problemas que la han provocado”

Luego, se compartió un pasaje del evangelio, la oración y la bendición final. Después del acto, hubo un momento para intercambiar impresiones y comentarios

Fuente: Comunicaciones Copiapó


Caldera, 24/04/2018

 
Galerías Fotográficas