/
/
/
/
/
/
   
Te Deum de Fiestas Patrias 2006
Obispo de Calama: “que nadie quede defraudado por nuestra causa”

Llamó a todos los que ejercen cargo de responsabilidad a trabajar especialmente por los más necesitados. Que los jóvenes reciban metas nobles, y herramientas que les permitan desarrollar toda la fuerza de su voluntad en la consecución del bien y no facilitarles elementos que les hagan irresponsables.
Lunes 18 de Septiembre del 2006
  
El Templo Catedral San Juan Bautista reunió como es tradicional cada 18 de septiembre a autoridades provinciales de El Loa, comunidad de fieles, sacerdotes y religiosas para agradecer un nuevo aniversario patrio y escuchar especialmente el mensaje del pastor de la Iglesia de Calama.

Fue precisamente el contenido de su homilía el centro, en la Oración de Acción de Gracias. En ella el Obispo Guillermo Vera Soto, puso especial énfasis en la tarea de quienes desempeñan cargos de responsabilidad, invitándoles a iluminar con el ejemplo, que los demás viendo nuestras buenas obras, nuestro recto proceder –dijo- no se sientan defraudados, sino que alentados para continuar adelante.

Destacando las palabras del Apóstol San Pablo que invita a la igualdad de trato y a ponerse en el nivel de la gente humilde, el Obispo conminó a atender estos requerimientos y escucha. Casi siempre -apuntó- los que llegan hasta nuestros servicios son los que de alguna manera se saben más marginados, más vulnerables.

Más adelante el Monseñor Vera recordó que existe una especial motivación para trabajar por Chile, Calama y su gente. Esta tarea recordó queda de manifiesto a través del Salmo 68 y que les propuso a los presentes poner en practica; “Señor, que por mi causa no queden defraudados los que en Ti esperan”,

“En esta mañana de 18, aquí junto a este altar les invito a poner lo que esté de nuestra parte para trabajar por el bien de la familia, teniendo presente que lo que a ella favorece no es sólo el crecimiento en lo material, el cual sin duda se le ha de procurar, sino sobre todo asegurarle el entorno que le permita desarrollarse” dijo.

Finalmente el Pastor de la Iglesia de Calama se refirió al atento trabajo que se debe impulsar en favor de los jóvenes a quienes reiteró se les debe proporcionar las herramientas para su mejor desarrollo y respeto por si mismos. El amor a la vida y a la dignidad de las personas son principios que se han de enseñar con nuestra palabra y actuar, y no facilitarles elementos que les hagan irresponsables, blandengues e incapaces de saberse dominar, esperar o asumir la responsabilidad de sus acciones. apuntó.

Texto completo homilía

Fuente: Comunicaciones Calama


Calama, 18/09/2006