/
/
/
/
/
/
   
En solemnidad de María Auxiliadora Familia Salesiana oró por Iglesia chilena

Con la Eucaristía, presidida por padre Pedro Pablo Cuello y concelebrada por padre José Carraro, diácono Eduard Rojas y el tirocinante Marcelo Rojas, el 24 de mayo la Familia Salesiana Talquina celebró la solemnidad de María Auxiliadora, celebración que se realizó en todo Chile y el mundo.
Viernes 25 de Mayo del 2018
  
Con la participación de representantes de los colegios Santa Teresita, María Mazzarello, María Auxiliadora de Colín, y el Centro Educativo Salesianos Talca (CEST), además de los grupos asociados a la Congregación Salesiana, se encomendó la misa por la Iglesia chilena en este momento de renovación y purificación interior, para crecer en verdad y justicia; y para que este momento de crisis sea una oportunidad de conversión en una Iglesia más fiel a Jesucristo y a su Evangelio.

Se pidió a María Auxiliadora su protección y mediación ante su hijo Jesús por la Iglesia y todos sus integrantes, así lo manifestó padre Pedro Pablo, quien contó el porqué María Auxiliadora es la Virgen de los tiempos difíciles. “En los tiempos de don Bosco se estaban viviendo situaciones difíciles entre el Estado Vaticano y el Estado Italiano. Era difícil fundar congregaciones, el Estado no estaba autorizando hacerlo y menos la Santa Sede; se desconfiaba de todo y de todos, y la Virgen Auxiliadora fue inspirando a don Bosco en el proceso para llegar a formar esta gran Familia Salesiana que quiere servir a la juventud”, comentó el padre Director.

“Por lo tanto –agregó padre Pedro— la Auxiliadora no nos abandona jamás, ni en los momentos más duros o tormentosos de la vida, y hoy nuestra Iglesia, de la que todos somos parte, está viviendo tiempos difíciles, estamos desconfiando de todos, y a nuestra Madre queremos pedirle que nos ayude a confiar, a tener paz y a vivir la fidelidad con el Señor, nuestra fidelidad sacerdotal y laical, que nos ayude a ser fieles a nuestro compromiso de ser discípulos misioneros del Reino de Dios”.

En la preparación del altar, se presentó junto al Pan y el Vino, el ministerio ordenado de nuestra Iglesia, que sirve al Pueblo de Dios y lo auxilia en los sacramentos y en el acompañamiento y animación pastoral. Con el signo de la estola se pide por la santidad de los ministros, por el aumento de las vocaciones al diaconado y al presbiterio. También se presentó la vida consagrada en el signo de las constituciones de las Hijas de María Auxiliadora, quienes están celebrando los 130 años de la llegada de las primeras religiosas a Chile. La Virgen Auxiliadora invita a estar cerca del mundo del dolor y de la exclusión. Al Santuario llegan muchas personas para compartir con el Señor sus penas y alegrías, laicos de la comunidad del Santuario presentaron el Óleo de los enfermos, como signo de la presencia sanadora y consoladora de Dios entre los enfermos y sufrientes.

En esta solemne celebración eucarística, y frente a la imagen de la Virgen, los sacerdotes, diácono y acólitos se arrodillaron para pedirle a María que interceda por su Iglesia, pidiendo para ella todos los auxilios del cielo. Se invitó a todos los presentes hacer oración por la renovación hacia el Evangelio de todo el pueblo de Dios.

Posteriormente se hizo la oración de María Auxiliadora y se impartió la bendición para todos.

Fuente: Comunicaciones Salesianos Talca


Talca, 25/05/2018

 
Galerías Fotográficas