/
/
/
/
/
/
   
Procesión más antigua de Diócesis de Valparaíso. -
Se celebró la Solemnidad de Corpus Christi en Puchuncaví

En esa ocasión, Mons. Gonzalo Duarte bendijo la Custodia que peregrinará por nuestra Diócesis con motivo del Congreso Eucarístico que estamos viviendo como Iglesia de Chile.
Martes 05 de Junio del 2018
  
A pesar del frío, muchos fieles se congregaron en la tarde del domingo 3 de junio en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Puchuncaví para celebrar la Solemnidad de Corpus Christi.

En esta procesión que es la más antigua de nuestra Diócesis, Mons. Gonzalo Duarte, Obispo de Valparaíso, bendijo la Custodia que recorrerá los diferentes decanatos de nuestra Diócesis con ocasión de vivir durante este año el Congreso Eucarístico.

Con esta bendición, se inició públicamente el Congreso Eucarístico, al que está convocado toda la Iglesia a nivel nacional y local, bajo el lema "¿Qué haría Cristo en mi lugar?".

La Solemnidad de Corpus Christi se inició con la bendición de la Custodia para luego iniciar la procesión con el Santísimo Sacramento por las calles aledañas a la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Puchuncaví. En ella participaron Bailes Religiosos, sacerdotes, diáconos y fieles de la comunidad. Durante el recorrido, hubo detenciones en tres altares preparadas por familias de la comuna.

Al regreso a la Parroquia, se celebró la Eucaristía que fue presidida por Mons. Gonzalo Duarte. En la predica, el padre Marcelino Toro párroco de la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Puchuncaví, señaló que “el altar es un lugar de encuentro donde Jesús nos busca y nosotros hemos aprendido de la fe a buscar al Señor. Sólo nosotros tenemos a Cristo en la dimensión sacramental. Acompañamos a Jesús porque él es vida, signo de vida y nos transforma”.

También se refirió a las tres características de Cristo Eucaristía: “la Unidad: ya que la Eucaristía rompe toda división; Fortaleza: la Eucaristía de Cristo es fortaleza para todos nosotros, nos consuela en toda la debilidad; y Sanación: como restauración de nuestra vida. Por muy profundas que sean las heridas Cristo es sanación. La Iglesia se sanará en la medida que vivamos con fe y devoción la Eucaristía”.

Por último, se agradeció a todas las personas que hicieron posible esta tradicional fiesta del Corpus Christi: a los que prepararon los altares, y a cada persona que colaboró en esta celebración.

Fuente: Comunicaciones de Valparaíso


Puchuncaví, 05/06/2018