/
/
/
/
/
/
   
El Pueblo de Dios en La Serena vivirá Jornada de Reflexión

En entrevista a diario regional “El Día”, el Arzobispo convocó a agentes de pastoral, sacerdotes y personal consagrado a un discernimiento comunitario a partir de la Carta del Papa Francisco Al Pueblo de Dios que peregrina en Chile.
Domingo 01 de Julio del 2018
  
Después de la convocatoria a todos los Obispos del país, cita que tuvo lugar en Roma los días martes 15 al jueves 17 de mayo pasado, el Papa Francisco escribió la Carta dirigida a la Iglesia en Chile y que ha sido motivo de reflexión en las instancias pastorales, tanto a nivel nacional como local.

En entrevista mensual con el Arzobispo, don René Rebolledo Salinas, ahondamos en particulares de la Carta y también procedimientos para su reflexión y estudio que se han adoptado en la Arquidiócesis.

¿Cuándo se tuvo conocimiento de esta misiva del Santo Padre?

Convocados por la Conferencia Episcopal de Chile, nos encontrábamos en Santiago numerosos agentes de pastoral, junto a los Vicarios que presiden este servicio y un significativo número de Obispos, especialmente los responsables de la Comisión Pastoral del Episcopado (COP). Normalmente, este encuentro tiene lugar todos los años en tres zonas, Centro, Norte y Sur. Este año, considerando la urgente necesidad de hacernos cargo de la crisis que estamos viviendo como Iglesia, se optó por un sola convocatoria que hemos denominado Encuentro Nacional de Discernimiento. En medio del encuentro arribó la Carta del Santo Padre. La hemos leído en conjunto, fue motivo de reflexión en grupos, la tuvimos presente en la oración y también la acogimos con gran disposición.

¿Y a nivel local?

Felizmente, el martes siguiente, vale decir el 5 de junio, teníamos programado el Encuentro mensual de Clero, del cual toman parte los sacerdotes diocesanos y religiosos, la directiva del diaconado permanente y los diáconos que tienen especiales encargos de conducción en algunas parroquias. Fue la ocasión propicia para replicar lo vivido en Santiago, a partir del texto bíblico de los Peregrinos de Emaús (Lc 24, 13-35), se dio lectura a la Carta del Santo Padre, se reflexionó en grupos y se ofreció una pauta para trabajarla en las parroquias y comunidades, como también movimientos apostólicos, colegios católicos y afines.

¿Cómo se proyecta la reflexión en las comunidades?

El encargo es para los pastores, agentes de pastoral y fieles. En efecto, el Santo Padre Francisco la titula Al Pueblo de Dios que peregrina en Chile. Y todos los bautizados somos miembros del Santo Pueblo de Dios. Es nuestro deber procurar que a todo nivel la Carta sea conocida, reflexionada en un clima de comunión, participación y oración.

¿A nivel de la Arquidiócesis se proyecta semejante estudio de la Carta?

Recientemente, envié la convocatoria a una Jornada de Reflexión, que tendrá lugar el día sábado 11 de agosto en La Serena, Dios mediante.

¿Quiénes tomarán parte de esta convocatoria?

Representantes de todo el Pueblo de Dios. Agentes Pastorales de las parroquias y comunidades, coordinadores de los movimientos apostólicos presentes en nuestra zona, directoras y directores de colegios católicos y afines, jóvenes de las diversas pastorales, participantes de la catequesis de Confirmación, junto a sacerdotes y diáconos permanentes.

¿Con qué dinámica está previsto concretar esta jornada de reflexión?

Es la Vicaría de Pastoral la encargada de presentarnos el programa en forma más concreta. Imagino que se recogerá lo reflexionado en las diversas instancias pastorales mencionadas. Tendremos que afrontar algunos núcleos en particular. Obviamente, después de una seria reflexión en conjunto, no podemos terminar esta instancia sin una pauta de trabajo, usando una expresión del Santo Padre, a corto, mediano y largo plazo.

¿Qué frutos se espera de este encuentro?

Una fuerte toma de consciencia para generar, con el aporte de todos, como lo señala el Santo Padre Francisco “espacios donde la cultura del abuso y del encubrimiento no sea el esquema dominante; donde se confunda actitud crítica y cuestionadora con traición. Esto nos tiene que impulsar como Iglesia a buscar con humildad a todos los actores que configura la realidad social y promover instancia de diálogo y constructiva confrontación para caminar hacia una cultura del cuidado y protección… dejémonos ayudar y ayudemos a generar una sociedad donde la cultura del abuso no encuentre espacio para perpetuarse”.

En este desafío, me agrada recordar que todos somos corresponsables. Espero, por tanto, una nutrida participación de fieles, que por el sólo hecho de concurrir a la convocatoria e involucrarse en este camino, nos recuerden que en la Iglesia todos somos parte y que nos incumbe una responsabilidad específica.

Así nos describe el Santo Padre Francisco esta participación: “apelar a Ustedes no es un recurso funcional o un gesto de buena voluntad, por el contrario, es invocar la unción que como Pueblo de Dios poseen. Con Ustedes se podrán dar los pasos necesarios para una renovación y conversión eclesial que sea sana y a largo plazo. Con Ustedes se podrá generar la transformación necesaria que tanto se necesita. Sin Ustedes no se puede hacer nada”.

Fuente: Comunicaciones La Serena


La Serena, 01/07/2018

 
Galerías Fotográficas