/
/
/
/
/
/
   
Obispo preside procesión a la Virgen del Carmen en el centro de Copiapó

Cientos de personas acompañaron la imagen de la Virgen María, junto a la banda del Regimiento.
Jueves 19 de Julio del 2018
  
Una procesión por las calles céntricas de Copiapó fue una vez más el homenaje de la comunidad de la parroquia Nuestra Señora del Rosario, Catedral, en el día de la fiesta del Carmen.

La procesión fue encabezada por el Obispo, Monseñor Celestino Aós, junto a sacerdotes, diáconos, la comunidad, y, como es tradicional, la banda del regimiento de Infantería n°23 Copiapó. Después de recorrer las calles OHiggins, Henríquez, Los Carrera y Chacabuco, los fieles volvieron al templo Catedral para celebrar la eucaristía.

En su homilía, don Celestino señaló que "todos los cristianos estamos llamados a ser santos, cada uno en su camino y estado de vida". Destacó que "la Virgen María cumplió su misión, y yo, ¿qué tengo que hacer? Vivir con amor y ofrecer mi propio testimonio en las situaciones de cada día, allí donde me encuentre".

Chile necesita santos

"Nos duelen -continuó el Obispo- los pecados sociales: nos duele que nuestros niños sufran abusos sexuales sea por laicos o por sacerdotes, nos duele que las mujeres no sean reconocidas y respetadas en su dignidad, nos duele que los pobres y los ancianos sean marginados, nos duele que la atención médica y sanitaria no alcance ni la cobertura ni la calidad para todos, nos duele que se torture, nos duele que se pretenda legitimar el asesinato de seres humanos en los primeros tiempos de su gestación, nos duele la corrupción y que se abuse de los recursos de la naturaleza, nos duele que se presenten modelos de violencia a nuestros estudiantes", e hizo un llamado a la santidad: "Chile necesita sacerdotes santos, profesores santos, policías santos, amas de casa santas, mineros santos, jóvenes y ancianos santos…"

Por último, dijo a la comunidad reunida: "No le tengas miedo a la santidad, porque llegarás a ser lo que el Padre pensó cuando te creó y serás fiel a tu propio ser. Depender de Dios nos libera de las esclavitudes y nos lleva a reconocer nuestra propia dignidad. A tu lado pueden haber pecados y escándalos, trata de ser tú santo; a tu lado hay virtudes y santidad ¡trata de imitar lo bueno!. Imita siempre a Jesucristo y a la Virgen María".

Fotos: Pablo Gallardo

Fuente: Comunicaciones Copiapó


Copiapó, 19/07/2018

 
Galerías Fotográficas