/
/
/
/
/
/
   
Declaración de la Diócesis de Talca

A propósito de la denuncia sobre abusos de autoridad y de abuso sexual, al interior de la congregación de las Hermanas del Buen Samaritano, se da a conocer lo siguiente:
Lunes 23 de Julio del 2018
  
El lunes 16 de julio, fiesta de Nuestra Señora del Carmen, el Administrador Apostólico de Talca, Mons. Galo Fernández Villaseca, visitó a la comunidad de las Hermanas del Buen Samaritano de Molina, con el propósito de conocer más de cerca a la comunidad religiosa y a la obra de misericordia que estas realizan. En esa ocasión se entrevistó con las religiosas que atienden el Hogar, tuvo una reunión personal con la Madre Superiora y luego visitó a los enfermos residentes en el Hogar.

En esta oportunidad fue informado del proceso de renovación de los votos y de revisión de los procesos formativos que emprendieron hace dos años, con el fin de vivir más íntimamente el carisma del Buen Samaritano. También fue informado de la Investigación Canónica que iniciaron a comienzos de junio, a partir de las denuncias que Consuelo Gómez hizo a través de los medios de comunicación.

En la visita a los enfermos del Hogar pudo saludar y bendecir a prácticamente la totalidad de los cerca de 300 residentes. Muchos de ellos enfermos terminales, otros tantos con enfermedades crónicas o de larga estadía. En la gran mayoría encontró una sonrisa y una palabra de gratitud por la acogida y los cuidados que recibían, tanto por parte de las hermanas como de los funcionarios.

El viernes 20 de julio Mons. Fernández se reunió con miembros de la comisión, a quienes se les encomendó llevar a cabo la Investigación Canónica. Esta se estableció con la ayuda del Consejo Nacional de Prevención de Abusos y está constituida por cinco mujeres: dos religiosas de diferentes congregaciones, una sicóloga, una abogada y licenciada en derecho canónico, y una abogada civil que actúa como notario. En esta ocasión tomó conocimiento de las acciones que han realizado, entre ellas, la de imponer a la religiosa denunciada medidas cautelares con el fin de impedir que se comentan nuevos abusos. Por último, comprometieron entregar sus resultados tanto a la congregación como al Administrador Apostólico dado el carácter diocesano de la congregación.

Finalmente, Mons. Galo Fernández expresa su plena disponibilidad para escuchar a quienes puedan aportar nuevos antecedentes sobre este u otros casos de abusos ocurridos en su jurisdicción, manifiesta además la determinación de imponer las sanciones que correspondan según el derecho y de procurar las medidas para impedir que estos vuelvan a realizarse.

Invocamos la ayuda de Jesús, el Buen Samaritano, de modo que este proceso pueda restablecer la justicia, prevenir nuevas situaciones abusivas y renovar el carisma de misericordia que es el corazón de la congregación.

Fuente: Comunicaciones Talca


Talca, 23/07/2018

 
Galerías Fotográficas