/
/
/
/
/
/
   
Emotiva misa para despedir al padre Florentino Molina

Desde las 15:00 horas del 23 de agosto, llegaron decenas de personas a la parroquia San Sebastián de Talca (10 Sur 32 Oriente) para la Misa funeral de este querido sacerdote de la Diócesis de Talca.
Jueves 23 de Agosto del 2018
  
En esta parroquia, el padre Florentino se desempeñó durante 13 años como párroco, por eso se podía notar en los vecinos del sector Carlos Trupp, una gran tristeza por la partida del sacerdote. Muchos recuerdos y anécdotas se pudieron escuchar de las voces de aquellos que tuvieron el gran placer de conocerlo y aprender de su servicio a la comunidad.

Entre ellos el padre Mauricio Albornoz Olivares, actual párroco de la parroquia San Sebastián, quien estuvo a cargo de dirigir unas palabras de bienvenida a los presentes, indicando que “esta es una oportunidad desde la fe para dar gracias a Dios por la vida del padre “Florito”, como algunos le decían”. Además, contó un poco su vida, obra y legado.

“Él ejerció el sacerdocio como lo que es, un servicio a la comunidad. Fue cura obrero, en el sentido de no ser llamado solamente por el nombre, sino porque él en su vida realizaba el servicio de obrero, autodidacta. Siempre preocupado de los más necesitados”, aseguró el padre Mauricio.

La misa estuvo presidida por el Administrador Apostólico, monseñor Galo Fernández Villaseca y concelebrada por sacerdotes, diáconos y ministros enviados de la diócesis. El padre Carlos Serrano Ariztía, realizó la homilía recordando de manera muy especial sus vivencias junto a él y cómo fueron conociendo juntos a ese Dios Padre que no castiga, y que está esperando por nuestro encuentro, simplificando sus palabras en tres buenas noticias.

“La primera buena noticia, él y nosotros vamos al encuentro de un Dios infinitamente papá; segunda buena noticia, allá en la casa del Padre tenemos nuestro lugarcito y Florentino también tenía su lugarcito preparado; y la tercera buena noticia, la última frase del Señor en este texto: ‘quiero que como yo estoy, estén también ustedes’”.

Al concluir la Eucaristía, algunos familiares y amigos dieron su testimonio en honor del Padre Florentino. Entre ellos, el del diácono Guido Goossens Roel, que aunque no pudo estar presente debido a encontrarse fuera del país, envió una carta para dedicarle unas palabras de despedida a quien fuese su amigo durante tantos años.

El cuerpo del padre Florentino fue llevado al Cementerio Municipal de la ciudad, una vez concluida la celebración.

Fuente: Comunicaciones Talca


Talca, 23/08/2018

 
Galerías Fotográficas