/
/
/
/
/
/
   
Comunicado del Obispado de San Felipe

El obispado de San Felipe informa a la comunidad lo siguiente.
Miercoles 29 de Agosto del 2018
  
1. El lunes 27 de agosto de 2018, tras la inquietud suscitada en la comunidad por la difusión de un reportaje televisivo, el obispo diocesano, Mons. Cristián Contreras Molina, concurrió a la Parroquia Santa Ana de Longotoma para reunirse con el presbítero Juan Carlos Orellana Acuña.

2. El sacerdote Orellana fue considerado culpable, el año 2006, del delito de abuso sexual en contra de una menor de 17 años, tanto por la justicia penal como canónica. La sanción impuesta por este delito en el ámbito civil consistió en cuatro años de prisión remitida, mientras que la justicia canónica aplicó la condena de tres años de suspensión del ejercicio público del ministerio sacerdotal. Ambas sanciones fueron cumplidas.

3. El obispo informó al presbítero Orellana del cambio en las condiciones en las que podrá cumplir su ministerio sacerdotal, teniendo en cuenta la desconfianza que su presencia provoca en la comunidad.

4. Las nuevas condiciones aplicadas al sacerdote consisten en:

- Derogación de su condición de vicario parroquial.
- Prohibición de todo contacto pastoral con personas menores de 25 años.
- Revocación de la facultad de confesar a personas menores de edad.
- Fijación de residencia en la casa pertenenciente a la parroquia de Santa Ana de Longotoma.
- Limitación del ejercicio público de su ministerio dentro de los límites de la parroquia antes mencionada, y solo ante la solicitud del párroco.
- Recomendación particular de acompañamiento a los adultos mayores de esta parroquia.

5. Teniendo presente la controversia que su presencia produce en el pueblo de Dios a causa del delito por el que fue condenado, y asumiendo que este mismo ambiente y rechazo podría encontrar en cualquier otra comunidad, como hermano y pastor, el obispo aconsejó al sacerdote solicitar al Santo Padre la dimisión del estado clerical.

6. El obispo diocesano ha solicitado al párroco de la Parroquia Santa Ana de Longotoma dar a conocer a la comunidad esta información.

7. Mons. Cristián Contreras Molina expresa a la comunidad diocesana su humilde petición de perdón por no haber ponderado antes la gravedad de este caso. Al mismo tiempo, reitera su adhesión a lo manifestado por todos los obispos de la Conferencia Episcopal de Chile, quienes han expresado su compromiso y cercanía hacia las víctimas, y señala nuevamente su disposición para colaborar con el esclarecimiento de la verdad y la justicia, consciente de que la reparación también consiste en ofrecer información transparente a la comunidad.

Fuente: Comunicaciones San Felipe


San Felipe, 29/08/2018

 
Galerías Fotográficas