/
/
/
/
/
/
   
“Qué haría Cristo en mi lugar”:
Al estilo del Padre Hurtado Iglesia cerró Mes de la Solidaridad en cárcel de Yungay

Visitas a personas en situación de calle y enfermos, como encuentros con los inmigrantes y privados de libertad, fueron parte de las iniciativas que impulsó la Iglesia durante agosto para recordar al santo chileno.
Miercoles 29 de Agosto del 2018
  
Bajo el lema “Qué haría Cristo en mi lugar”, este año la Iglesia recordó al Padre Hurtado donde una vez más el obispo de Chillán, Carlos Pellegrin, encabezó distintas instancias para mantener el contacto directo con los menos favorecidos. Una de ellas, fue la mañana de este miércoles, luego que junto al Equipo del Área Social del Obispado, presidiera una eucaristía dirigida a los internos de la cárcel de Yungay, como parte de la última actividad que la Iglesia Diocesana desarrolló durante el Mes de la Solidaridad.

“Son símbolos de lo que queremos hacer durante todo el año. Es una celebración que nos recuerda que Cristo está presente en todos los hermanos y hermanas, especialmente en los que más sufren, y como Iglesia siempre hemos tenido una preocupación especial hacia aquellos que están cumpliendo alguna pena en las cárceles. Es una forma de expresar una dedicación que quisiéramos aumente y se fortalezca en la Diócesis”, puntualizó el obispo Pellegrin tras entregar la bendición a los reos del centro penitenciario, haciendo un llamado a reforzar la atención pastoral en estos lugares de reclusión que están presentes en Yungay, Quirihue, Bulnes, San Carlos y Chillán.

Cabe recordar que el obispo dio el vamos al Mes de la Solidaridad, visitando a personas en situación de calle que pernoctan en distintos puntos de la ciudad, como días después, también lo hizo el Vicario General con los enfermos del Hospital Herminda Martín. En tanto el sábado 18 de agosto, Día Nacional de la Solidaridad, la celebración se centró en destacar la labor de las instituciones de voluntariado con una eucaristía en la Catedral.

Otra de las actividades que de mejor manera representó el ejemplo de partir por casa, fue la “Cena Solidaria para Inmigrantes” que la semana pasada ofrecieron los propios funcionarios del Obispado de Chillán que tras el término de la jornada laboral, llegaron la noche del miércoles 22 a Casa Tabor para vivir un grato compartir con las personas extranjeras que han llegado a Ñuble en el último tiempo.

Fuente: Comunicaciones Chillán


Chillán, 29/08/2018

 
Galerías Fotográficas