/
/
/
/
/
/
   
En Parroquia Jesús Obrero
Diácono Permanente Celebró 25 años de Servicio Pastoral en Osorno

Con la celebración de una eucaristía emotiva y alegre, hijos, nietos, bisnietos, amigos y hermanos, además de algunos diáconos, sacerdotes y la comunidad parroquial Jesús Obrero, festejaron las Bodas de Plata del servicio diaconal de Julio Jara Velásquez, ayer martes 4 de septiembre.
Miercoles 05 de Septiembre del 2018
  
En su homilía, el Administrador Apostólico de Osorno, destacó la vocación del diácono y dio gracias “a Dios y a este hermano por su servicio en nuestra Iglesia. También hoy es una oportunidad para recordar que el Señor siempre llama para su servicio, para servirlo en los hermanos”.

“Desde el pueblo de Dios, Él llama para el servicio de su Pueblo. Si ahora no lo vemos con tanta nitidez, no dejemos de confiar en Él, ni de pedirle que llame cuando Él quiera y a quien quiera, así como llamó al hermano Julio”, agregó el obispo Jorge Concha Cayuqueo.

También dijo, que es el Espíritu Santo quien pone en el corazón las mociones y el llamado de Dios, “y por su obra, una persona que es llamada, ve y siente más claro ese llamado por el Espíritu Santo, y sin dudas que fue Él quien ayudó a nuestro hermano Julio a entender mejor el llamado de Dios”.

Por su parte, Sandra Jara, hija del diácono, agradeció a los presentes por acompañar a su padre en esta celebración, por la valoración que hacen al servicio que presta a la comunidad de Jesús Obrero y “no puedo hacer esto, sin mencionar a mi Madre, porque fue ella el pilar de esta vocación de mi papá. Quienes la conocieron, saben que ella estuvo al lado y ella fue quien inició a mi padre en este caminar”.
En tanto, el festejado también dio gracias a Dios por la vocación, “a mi familia, amigos, a los sacerdotes y a mis hermanos diáconos que me acompañan. Gracias a todos ustedes que están aquí conmigo”.

Biografía

Julio Jara Velásquez, nació el 24 de julio de 1947. Se casó con Nora Gálvez Caro, el 19 de diciembre de 1960. Fue Ordenado Diácono Permanente el 4 de septiembre de 1993, y 4 años después, quedó viudo.

Tiene 4 hijos, 11 nietos y 8 bisnietos que lo hacen feliz junto a su decisión de servir al Señor y al pueblo de Dios, en su Iglesia, lo que le ha significado “mucha alegría. Yo quedé viudo en 1997, y cuando falleció mi esposa, me refugié en Dios, en mi servicio pastoral. A mí me sirvió mucho también, Jesús me dio mucha fuerza, la suficiente para seguir trabajando”.

Julio, servidor de Cristo y de los más vulnerables de la comunidad parroquial Jesús Obrero, desde que el obispo Miguel Caviedes Medina lo ordenó Diácono Permanente hace 25 años, y donde hoy pone a disposición su servicio diaconal.

Fuente: Comunicaciones Osorno


Osorno, 05/09/2018

 
Galerías Fotográficas