/
/
/
/
/
/
   
Sacerdote Sergio Pérez de Arce asume como nuevo administrador apostólico de la diócesis San Bartolomé de Chillán

Tras decisión del Santo Padre de aceptar renuncia de obispo Carlos Pellegrin.
Viernes 21 de Septiembre del 2018
  
Luego que la Nunciatura Apostólica en Chile comunicara a las 7 de la mañana de este viernes 21 de septiembre que el Papa Francisco había aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de San Bartolomé de Chillán, presentada por Mons. Carlos Pellegrin Barrera, y de su par Mons. Cristián Contreras Molina a la Diócesis de San Felipe, fue el propio anterior pastor de Ñuble quien presentó al sacerdote Sergio Pérez de Arce de la Congregación de los Sagrados Corazones, como el nuevo administrador apostólico sede vacante de Chillán, tras sostener un encuentro a primera hora con el presbiterio y posteriormente con los medios de comunicación.

El ahora obispo emérito, explicó que “personalmente hace unas semanas cuando me enteré de la denuncia que existe en mi contra en la Fiscalía, sin conocer aún su contenido ni tampoco quiénes son los que la hacen, yo le manifesté por escrito al Santo Padre mi plena disposición de dar un paso al costado si es necesario para favorecer la vida de la Iglesia, quien finalmente me la aceptó”, detalló, agregando que tal petición se sumó a la decisión que tomaron todos los obispos del país en mayo pasado en Roma, cuando pusieron sus cargos a disposición.

Frente al proceso investigativo en curso, Mons. Pellegrin reiteró su disposición en colaborar con la justicia. “Mi corazón está tranquilo, mi conciencia también y eso me lleva a preocuparme ahora de la situación de la denuncia para poder presentarme cuando sea solicitado por la Fiscalía a declarar y entregar la información que corresponda en la búsqueda de la verdad”, señaló, al tiempo de agradecer a cada una de las personas que conoció en sus más de 12 años a la cabeza de la diócesis. “No solamente como obispo tuve gran colaboración de la Iglesia, sino que también de muchas autoridades locales de Ñuble cuando éramos provincia, y ahora con esta nueva región que es fruto del esfuerzo de tantos. Quisiera agradecerles a todos la acogida, la buena disposición, el cariño, el afecto con que me han tratado y animar a la comunidad de la Iglesia para que junto al Señor y de la mano de san Bartolomé patrono de nuestra diócesis, puedan salir adelante buscando la verdad, la justicia, preocupados sobre todo de los débiles, de los abusados, de aquellos que necesitan más de nuestro acompañamiento”, subrayó.

Quién es el nuevo Administrador Apostólico

Con un sello marcado por la “escucha”, será el que el sacerdote de 55 años le imprimirá a su nueva misión pastoral. “Asumo este nuevo desafío con humildad, con esperanza de servir a la Iglesia en la situación en la que estamos y sobre todo de alentar al Pueblo de Dios, a la gente, a los sacerdotes, a los laicos… a todos, a que fortalezcamos nuestra fe, porque en estos momentos el Señor nos acompaña, nos sigue sosteniendo y nos llama a servir a la comunidad con el Evangelio, y lo tenemos que hacer bien, con alegría, con entusiasmo, conscientes de nuestra fragilidad, de nuestros errores, también de los delitos que hemos cometido, pero con la certeza de que tenemos un mensaje que entregar, y que tenemos mucho que cambiar y transformar”, enfatizó el nuevo administrador apostólico para la diócesis.

Sergio Pérez de Arce Arriagada nació en Quillota el 26 de agosto de 1963. Es el menor de 5 hijos del matrimonio formado por Norma Arriagada y Mario Pérez de Arce. Se vincula a la Congregación de los Sagrados Corazones en la parroquia San Juan Evangelista de Gómez Carreño, Viña del Mar, e ingresa al postulantado en 1982. Profesa sus primeros votos el 2 de marzo de 1985. Se ordena sacerdote el 15 de diciembre de 1990 en Valparaíso. Ha sido formador, asesor del Centro de Pastoral Juvenil de Alameda, asesor religioso del colegio SS.CC. Manquehue en Santiago. En la actualidad estaba a cargo de la capellanía del Patronato SS.CC., y del tradicional templo Sagrados Corazones en Valparaíso, siendo el responsable de su última restauración. También se desempeñaba como asesor religioso del colegio San Damián de Molokai.

Fue Superior provincial de la Congregación entre 2005 y 2011. Luego fue elegido Presidente de la Conferencia de Religiosos de Chile por los años 2011-2014. Durante ese mismo período fue miembro del Consejo Nacional de prevención de abusos de la Conferencia Episcopal. Este año 2018 fue nombrado en la provincia chilena SS.CC. como Delegado para la recepción de denuncias de abusos.

Con estos dos nuevos nombramientos, de las 27 jurisdicciones eclesiásticas, ocho de ellas se encuentran en situación de sede vacante y a cargo de administradores apostólicos: Valparaíso, Rancagua, Talca, Valdivia, Osorno, Puerto Montt, San Felipe y Chillán.

Fuente: Comunicaciones Chillán


Chillán, 21/09/2018

 
Galerías Fotográficas