/
/
/
/
/
/
   
En Concepción rindieron honores a la Virgen

Honores de las FF.AA. y de Orden recibió la Virgen del Carmen, en el frontis de la Catedral, durante la procesión que se desarrolló este domingo 30 de septiembre, en el Día de Oración por Chile, en Concepción.
Domingo 30 de Septiembre del 2018
  
Desde el templo parroquial San Agustín, la histórica imagen de la Virgen, de más de 400 años, fue acompañada por la banda instrumental del Colegio San José de Cabrero. En la procesión participaron el vicario general de la Arquidiócesis de Concepción, Pbro. Pedro Gómez, numerosos sacerdotes, diáconos, seminaristas y fieles devotos de la Virgen.

Durante el trayecto, cantos y oraciones acompañaron la imagen histórica imagen que data de más de 400 años. El padre Yuliano Viveros, párroco de san Agustín, dijo que esta vez se ha orado especialmente por la situación que enfrenta la Iglesia, en Chile. “Hemos de orar especialmente por la Iglesia dolida y afectada por quienes han resultado víctimas”, indicó.

Agregó que el próximo 8 de diciembre, en la festividad de la Inmaculada Concepción, la imagen será coronada con las nuevas coronas bendecidas por el Papa Francisco, este año, en Roma. Las corona de la Virgen y de su Hijo, serán puestas por monseñor Fernando Chomali, en el cerro La Virgen.

En el frontis de la Catedral, delegaciones de las FF. AA. y de Carabineros rindieron honores a la Virgen, en tanto, un grupo de laicos lanzaron pétalos de rosa al llegar a la Plaza Independencia.
En su homilía, el padre Pedro Gómez, quien presidió la eucaristía, expresó que “nos congregamos nuevamente para dirigir nuestra oración, pidiendo la intercesión de su Hijo, especialmente en los momentos difíciles para la Iglesia y la sociedad, donde asaltan tentaciones de poder. Lo hacemos al culminar el mes de la patria y mes de la biblia”.

Citando algunos aspectos de la reciente Carta Pastoral de monseñor Fernando Chomali “En tiempos de crisis”, llamó a “extirpar de nuestras vidas aquello que contradice el Evangelio. Hay que desterrar lo que ha sido contradictorio al Evangelio. Tener la humildad de reconocer nuestros errores y cortar con aquello que es consecuencia del pecado, la avaricia, el afán de tener, la soberbia, la arrogancia, el dominio de las conciencias y el abuso de los demás. Expresiones que debemos erradicar de nuestra sociedad, porque son consecuencias del mal, de la falta de espesura espiritual. Del corazón que ha abandonado a Dios y se ha sumergido en sí mismo, en una cruel autorreferencialidad, que no tiene compasión de nadie y que finalmente produce autodestrucción”.

Dijo, además, que “para recuperar el alma de Chile no podemos conformarnos con una vida espiritual superficial. Diversas voces reclaman una fidelidad más profunda por lo que nos pide el Señor en el Evangelio”. Pidió “ser más fieles al Señor. Para cumplir esta tarea debemos encomendarnos a nuestra Señora del Carmen, madre de Jesús y madre nuestra. Con los ojos puestos en el Señor podremos responder a la vocación ciudadanos del Reino”.

Durante el momento de las ofrendas, una familia llevó al altar las dos coronas bendecidas por el Papa Francisco y que serán colocadas el 8 de diciembre próximo.

Tras la celebración de la Misa, la procesión retornó al templo de san Agustín.

Fuente: Comunicaciones Concepción


Concepción, 30/09/2018

 
Galerías Fotográficas