/
/
/
/
/
/
   
Catequistas participan en Seminario sobre Prevención de Abusos

Con gran asistencia se desarrolló el “Seminario para catequistas 2018”, organizado por la Facultad de Educación de la UCSC y el Departamento de Evangelización y Catequesis de la Arquidiócesis de Concepción, en el Campus San Andrés, en que se abordó el tema de la crisis en la Iglesia y la Prevención de Abusos.
Lunes 01 de Octubre del 2018
  
En la jornada de este año, se reflexionó sobre la crisis que vive la Iglesia. El primer tema fue “Una Iglesia humillada y desencantada”, y estuvo a cargo del padre Jorge Delpiano s.j., quien a la luz de la carta que el Papa Francisco envió a los obispos de Chile, señaló que “por muchos años, tuvimos una Iglesia profética, supo dar pelea cuando la dignidad de sus hijos no fue respetada, tuvo la valentía profética de levantar la voz, halló el modo de convocar espacios para defender al hombre sin distinción de credos ni de ideologías…”

“En el último periodo la inspiración profética perdió fuerza, lo cual dio lugar a un cambio de centro. La Iglesia se volvió, ella misma, el centro de la atención; dejó de mirar y señalar a su Señor, para mirarse y ocuparse de sí misma, perdió la memoria de su origen y de su misión; se ensimismó de tal forma, que esto tuvo un precio muy alto: su pecado, que se volvió su centro de atención, en abuso de poder, abuso de consciencia, abuso sexual de menores. La forma en que se ha abordado estas situaciones, deja en evidencia el “cambio de centro eclesial”. Enfatizó el sacerdote.

Agregó que “es urgente restablecer la justicia y la comunión; trabajar en otro nivel para discernir cómo crear nuevas instancias eclesiales en consonancia con el Evangelio; es importante recuperar una dinámica eclesial que ayude a los discípulos a discernir el sueño de Dios para sus vidas; generar instancias de participación y misión dentro de la Iglesia, abiertas a todos los integrantes de la comunidad eclesial, evitando cualquier tipo de mesianismo o psicología espiritual de elite; abrirnos más y trabajar conjuntamente con distintas instancias de la sociedad civil para promover una cultura anti-abusos del tipo que fuera”.

Concluyó en que “debemos volver a ser una Iglesia servidora de tantos abatidos que conviven a nuestro lado; ser capaces de poner en el centro lo importante, el servicio a su Señor en el hambriento, en el preso, en el sediento, en el desalojado, en el desnudo, enfermo, en el abusado… Debemos renovar la profecía, volver a concentrarnos en lo importante, contemplar al que traspasaron y escuchar ´no está aquí ha resucitado´, crear las condiciones y las dinámicas eclesiales para que cada persona, en la situación que se encuentre, pueda descubrir al que vive y nos espera en Galilea”.

En la segunda parte, los integrantes del Equipo de Prevención de Abusos de la Diócesis, presentaron la forma en que se han organizado para prestar un mejor servicio y apoyo frente al tema de los abusos y cómo sentirnos todos responsables de crear ambientes seguros.

Fuente: Comunicaciones Concepción


Concepción, 01/10/2018

 
Galerías Fotográficas