/
/
/
/
/
/
   
Un llamado a la corresponsabilidad
Juntos en la construcción de una Iglesia “más sinodal, profética y esperanzadora”

En entrevista mensual, Arzobispo se refirió a los principales desafíos afrontados en el año pastoral 2018.
Domingo 04 de Noviembre del 2018
  
El sábado 24 de noviembre, el personal consagrado y agentes pastorales de la Arquidiócesis, han sido convocados por el Arzobispo René Rebolledo Salinas para dar vida a la XXII Asamblea Eclesial Arquidiocesana. Y, en este contexto, dialogamos con el Pastor sobre los principales desafíos que se han presentado para la Iglesia, tanto a nivel nacional como local.

Ha sido un año complejo para la Iglesia. ¿Cómo lo ha vivido usted personalmente?

El año pasado nos preparamos en nuestras comunidades para la Visita del Santo Padre Francisco, que se realizó los días 15 al 18 de enero. Hubo una buena representación por parte de la Arquidiócesis en Santiago, también en Temuco e Iquique. Destaco el ambiente de oración, el entusiasmo de los fieles y la colaboración, también económica. Me sorprendió gratamente que un número significativo de jóvenes viajara hasta Temuco para participar en esa ciudad de la celebración con el Santo Padre. Por mi parte, me preparé personalmente para el encuentro con el Vicario de Cristo y Sucesor del Apóstol Pedro, el querido Papa Francisco.

Después, del 15 al 17 de mayo, tuvimos la convocatoria que nos realizara el Papa a todos los Obispos del país a sesiones con él en Roma.

Junto a las comunidades, hemos vivido un año complejo, difícil y doloroso en variados aspectos. Sin embargo, como lo recordamos a menudo, siempre estamos en las manos del Señor y nos acogemos a su bondad y misericordia. Personalmente, he vivido este tiempo con dolor, al igual como se percibe en nuestras comunidades.

¿Y con respecto a la disposición de su cargo al Papa?

Junto a los demás Obispos puse mi cargo en manos del Santo Padre, confiado en que el Espíritu Santo lo iluminará y tomará la mejor decisión para la Arquidiócesis de La Serena.

¿Cómo recibió la comunidad local la Carta del Papa Al Pueblo de Dios que peregrina en Chile?

Como la guía segura que orienta nuestro caminar, para afrontar la crisis, asumirla y, Dios mediante, salir fortalecidos de ella.

El documento fue recibido en el ámbito del Encuentro de Clero del martes 5 de junio. A partir del texto bíblico de los Peregrinos de Emaús (cfr. Lc 24, 13-35), leímos la Carta, la reflexionamos y juntos elaboramos una pauta para trabajarla en las parroquias y comunidades, como también movimientos apostólicos, colegios católicos y afines.

El 11 de agosto convoqué a una Jornada de Reflexión Extraordinaria. Tomaron parte de ella representantes de numerosas comunidades. Todos hemos tenido la posibilidad de manifestarnos y ofrecer valiosos pareceres. Como fruto de estas jornadas y otras que se han dado en las vicarías y parroquias, espero una fuerte toma de consciencia para generar, como lo señala el Santo Padre Francisco, espacios donde la cultura del abuso y el encubrimiento no sea el esquema dominante. Obviamente, en este gran desafío todos somos corresponsables. Los bautizados y confirmados estamos llamados, junto a los pastores, a construir la Iglesia. En efecto, el Santo Padre Francisco menciona en la Carta que: apelar a Ustedes no es un recurso funcional o un gesto de buena voluntad, por el contrario, es invocar la unción que como Pueblo de Dios poseen. Con Ustedes se podrán dar los pasos necesarios para una renovación y conversión eclesial que sea sana y a largo plazo. Con Ustedes se podrá generar la transformación necesaria que tanto se necesita. Sin Ustedes no se puede hacer nada.

¿Por qué finalmente procedió el Arzobispado a retirar la placa con los nombres de Obispos y Arzobispos situada a la entrada del templo Catedral?

Hay detalles de este proceso que podemos obviar. Finalizaba el mes de septiembre, comúnmente denominado Mes de la Biblia. Era preciso hacer un gesto. Por tanto, la administración, con mi consentimiento, procedió a retirar la mencionada placa.

¿Y qué nos puede decir sobre la decisión del Papa Francisco de dimitir del estado clerical a Francisco José Cox?

Lo dije en su oportunidad. Manifestamos total adhesión a esa decisión del Santo Padre. Por otra parte, expresé que debemos seguir acogiendo a quienes han sufrido abuso e implementando las decisiones para que, Dios mediante, jamás tengamos que lamentar en el futuro hechos tan dolorosos. A la vez, recordé nuestro compromiso de orar por cuantos sufren las graves consecuencias de estos actos.

¿Cuál es su disposición y la de la Arquidiócesis para acoger eventuales denuncias?

En más de alguna oportunidad lo he manifestado. Este Arzobispo y las instancias respectivas de la Arquidiócesis, como la Comisión Arquidiocesana de Prevención de Abusos y Acompañamiento de Víctimas, estamos siempre dispuestos a acoger, escuchar y proceder en eventuales denuncias.

Otro tema de interés público fue el Cine Centenario ¿cuál es el futuro que depara a este espacio?

Tengo entendido que quien arrendaba el inmueble había firmado contrato por un tiempo determinado y que tal período llegó a término. Ahora es tarea del Consejo de Asuntos Económicos Arquidiocesano proceder en el particular. Cabe destacar que este Consejo está constituido mayoritariamente por laicos, quienes sabrán tomar las mejores determinaciones, obviamente aprobadas por el Arzobispo.

¿Cuáles han sido los momentos pastorales más significativos del año?

Sin duda, numerosos. De la pastoral ordinaria, me alegra recordar los avances en la preparación y celebración del Sacramento de la Confirmación de numerosos jóvenes, adultos jóvenes y también de la tercera edad. La verdad es que cada una de estas instancias ha dejado una gran esperanza.

Por otra parte, la Fiesta Chica en Andacollo ha sido extraordinariamente hermosa y concurrida. Desde que presido la Arquidiócesis, he participado en siete grandes convocatorias en este Santuario, tanto de la celebración que se efectúa tradicionalmente el primer domingo de octubre, como de la Fiesta Grande. Recordaré, sin duda, como una de las más hermosas la Fiesta Chica 2018.

Finalmente, ¿cuál es su anhelo para el porvenir de la Arquidiócesis?


Percibo gran participación de fieles laicos en las comunidades, también en los organismos centrales de la Arquidiócesis y, obviamente, en las numerosas pastorales de las parroquias y capillas. El desafío es que juntos, los Pastores y consagrados, con el Pueblo de Dios que peregrina en estas tierras, podamos edificar, como nos señala el Santo Padre Francisco en la Carta Al Pueblo de Dios que peregrina en Chile, una Iglesia más sinodal, profética y esperanzadora, que tenga a Cristo como centro.

Si todos los bautizados y confirmados nos hacemos corresponsables, si funcionan los consejos pastorales en comunidades y parroquias, si hay entera disposición para salir al encuentro de las hermanas y hermanos de camino, si acogemos con agrado y espíritu solidario a los más pobres, a los migrantes, a los excluidos, si tendemos la mano abierta a los recluidos en Centros Penitenciarios, si seguimos robusteciendo la Pastoral con los enfermos, si los jóvenes se sienten en casa en nuestras comunidades y parroquias, si reconocemos de verdad el rol y la misión de la mujer en la pastoral y en las diversas instancias de decisión en la Arquidiócesis, si privilegiamos a los adultos mayores y sabemos relacionarlos con las Pastorales Juveniles, si consolidamos una significativa Pastoral Familiar, entre otros, estaremos dando pequeños, pero significativos pasos para ir edificando día a día la Iglesia, Pueblo Santo de Dios, peregrino en gran parte de la región de Coquimbo, nuestra querida Arquidiócesis de La Serena.

Fuente: Comunicaciones La Serena


La Serena, 04/11/2018

 
Galerías Fotográficas