/
/
/
/
/
/
   
En misa de consagración del templo:
Finaliza reconstrucción de Parroquia de Quirihue dañada por el 27/F

Sin duda se trató de una verdadera fiesta no sólo para la Iglesia, sino también para la nueva capital de la provincia de Itata y sus habitantes que en multitud llegaron este sábado para participar de la Misa de Consagración con la que se inauguró el nuevo templo “Dulce Nombre de Jesús” de Quirihue, que resultó severamente afectado por el terremoto del 27 de febrero de 2010.
Lunes 05 de Noviembre del 2018
  
La parroquia Dulce Nombre de Jesús fue demolida a pocas semanas del megasismo que destruyó gran parte del país, recibiendo aportes iniciales de la Fundación Alemana Adveniat, del Gobierno, y de la Iglesia de EEUU, entre otros, los que se sumaron a los recursos más cuantiosos que provinieron de los propios feligreses que durante estos últimos años llevaron a cabo una serie de iniciativas en pro de la reconstrucción.

“Es un hermoso momento que Dios nos permite vivir como la unión de las manos, que vivimos durante estos 9 años, y que ha producido sus frutos. Frutos en los cuales cuando una comunidad trabaja unida, puede salir adelante. Los aportes que recibimos de afuera fueron pocos en relación a todo lo que la comunidad produjo… este nuevo templo es obra de ellos”, recalcó el párroco Rodrigo Uribe, quien tuvo la misión de dirigir la tarea de reconstrucción, es por eso que también hizo un llamado a “reconstruir el templo en el corazón de cada uno”, frente a la actual crisis de la Iglesia.

Cabe recordar que fue un 14 de septiembre de 2012 cuando se colocó la primera piedra del nuevo templo cuya inversión superó los 430 millones de pesos, y que hoy en sus 720 m2 permite recibir a 420 personas. A la misa de consagración que fue presidida por el Administrador Apostólico, Pbro. Sergio Pérez de Arce, asistieron diversas comunidades católicas, como también autoridades locales, entre ellas, la Gobernadora de Itata, Rossana Yáñez; el acalde de Quirihue, Richard Irribarra y parlamentarios.

Tras el término de la eucaristía el Administrador Apostólico de la Diócesis, destacó que “ha sido una expresión de alegría, de gozo en el Señor, que también es fruto de un trabajo, del compromiso del Padre Rodrigo, de muchas comunidades, de muchas personas que se han puesto con dinero, con trabajo, con esfuerzo. Ojalá que así podamos seguir construyendo la Iglesia, el Pueblo de Dios”, subrayó, agregando que “la Iglesia tiene que construirse día a día en la misión, en el servicio al hermano que sufre, a los pobres, a los pequeños, así que tenemos que ser todos más misioneros, más comprometidos con nuestra fe y que esto sea un signo de una Iglesia que sirve, se entrega y que ama cada día mejor a nuestros hermanos”, concluyó.

Otros templos emblemáticos que han vivido igual proceso de reconstrucción son las parroquias de Bulnes, cuyas puertas se reabrieron en diciembre de 2015; y Quillón y San Carlos, que actualmente reciben a sus fieles con la obra gruesa terminada.

En la ocasión también se recordaron los 300 años del primer bautizo en la Parroquia “Dulce Nombre de Jesús”, realizado en 1718, tres años antes de la construcción del templo que se convertiría en uno de los más antiguos de la Región de Ñuble.

Fuente: Comunicaciones Chillán


Chillán, 05/11/2018

 
Galerías Fotográficas