/
/
/
/
/
/
   
Ni la lluvia detuvo la fe y el ánimo en la Peregrinación Juvenil

El sábado 10 de noviembre se realizó la XXIII edición de la Peregrinación Juvenil al Santuario de Paula, la cual contó con una participación notable a pesar de las lluvias que acompañaron la jornada.
Lunes 12 de Noviembre del 2018
  
Desde las 07:30 horas comenzaron a llegar los jóvenes de todas las zonas de la Diócesis de Talca al santuario de Nuestra Señora de las Mercedes de Limávida, allí les dieron la bienvenida el Administrador Apostólico, monseñor Galo Fernández Villaseca y el equipo coordinador de esta hermosa actividad.

Mientras poco a poco se iba llenando el santuario, viejos amigos se reencontraban, las pancartas con los nombres de las parroquias se hacían notar cada vez más, otros se confesaban, unos cuantos visitan a la Virgen y algunos pagaban mandas. Posteriormente, a las 9:00 horas, se inició la Eucaristía, momento que permitió dar las gracias a Dios por volver a reunirse otro año y seguir siendo impulsados por la fe con ese espíritu joven que siempre tiene el deseo de aportar y transformar el mundo, así lo indicó monseñor Fernández en su homilía.

“Que bueno que estemos aquí, para animarnos juntos, para caminar de la mano de nuestro Señor. Para que, creciendo como jóvenes, puedan crecer inspirados en el amor de Dios y deseosos de ofrecer la vida entera. Así como María recibe un llamado, cada uno tiene un llamado, y si hoy día caminamos, en el fondo tenemos que ir caminando y preguntándonos ¿a qué me llama el Señor? ¿Cuál es la invitación que Él mismo me dirige por voz del ángel?, agregó el administrador apostólico, quien hizo referencia al Evangelio del día y citaba el lema que fue escogido para esta edición de la peregrinación: “Hágase en mí según tu voluntad”.

12 kms. bajo la lluvia

Concluida la misa, monseñor Galo Fernández invitó a todos los jóvenes a iniciar la caminata de más de 12 kms., hasta el Santuario de Santa Teresita de Los Andes de Paula. Pocos metros se habían avanzado y ya la lluvia empezaba a mostrarse en gotas dispersas, pero eso no preocupaba a los asistentes que ya iban preparados.

Durante el recorrido de la peregrinación se contó con tres momentos que se dividieron en estaciones, la primera de ella consistía en rezar un denario, que sería representado en una pequeña cuerda que se les entregó a los jóvenes. Al iniciar este momento, la lluvia se hizo más presente, pero esto fue motivo para disfrutar más la ocasión, en ningún momento alguien se quejó.

En la segunda estación cada uno de ellos debía compartir el camino con alguien que no conocieran y en la última estación debían regalar su denario a quienes ellos quisieran como símbolo de fraternidad. Sin duda fue un recorrido lleno de mucha fe y compañerismo, en que la lluvia no dijo adiós sino pocos kilómetros antes de llegar a la meta.

Una vez que arribaron los jóvenes al Santuario de Santa Teresita de Los Andes de Paula, dejaron su huella con pinturas de colores en un enorme mural blanco a la entrada, como símbolo de la huella que dejaron nuevamente este año en la peregrinación. Paulina Morales, una joven que participa desde hace 9 años en la peregrinación y pertenece además a la coordinación de Misión Alégrate, aseguró que “siempre es bonito participar y este año igual han asistido muchos jóvenes a pesar de las cosas que han pasado y eso es bueno, demuestra que la Iglesia es mucho más y los jóvenes somos parte importante de ella”.

La Peregrinación culminó con la “Fiesta Juvenil” en la parte posterior del Santuario con la animación del grupo de Pastoral Juvenil y la música del grupo My-Sion, quienes realizaron un espectáculo muy animado para que los chicos siguieran disfrutando de esta actividad. Cabe destacar que los que quisieran podían ingresar también al templo para realizar adoración al Cristo Peregrino que se encontraba allí, como parte de lo que es el año del Congreso Eucarístico Nacional.

Fuente: Comunicaciones Talca


Hualañé , 12/11/2018

 
Galerías Fotográficas