/
/
/
/
/
/
   
Monseñor Stegmeier: “En la Inmaculada Concepción de María comienza la posibilidad de poder recuperar la santidad perdida”

La Virgen Purísima nos hace ver nuestra historia y nuestro destino a la luz de Dios.
Viernes 07 de Diciembre del 2018
  
Hermanos en Jesucristo:

Así como María fue la persona más cercana a Jesús, así también lo es ahora con la Iglesia y los cristianos. Su presencia entre nosotros es un anuncio de esperanza, porque Ella es la Madre del Salvador que cambió para siempre la historia de la humanidad. Cuando Dios decidió iniciar nuestra salvación, eligió de antemano a María para que de Ella naciera el Mesías prometido. A la elegida, el Señor la hizo “llena de gracia” (Lc 1,28). Desde su misma Concepción, María es la primera redimida por su propio Hijo, nacido de su vientre virginal.

Al comienzo de Adviento celebramos el misterio de la Inmaculada Concepción de la Virgen. Para los discípulos de Cristo, María ocupa un lugar destacado, no solo por ser la Madre del Señor, sino también por su plenitud de gracia, por su pureza y por haber sido preservada del pecado original y del pecado personal. La masiva concurrencia de fieles a los santuarios marianos es una muestra de la atracción ejercida por la belleza de María, signo de esperanza para nosotros, necesitados de la salvación de Jesucristo.

María nos muestra el Camino a seguir -Jesús- y nos repite: “Hagan todo lo que Él les diga” (Jn 2,5). Como una buena Madre, Ella quiere lo mejor para sus hijos. Su amor maternal se compadece de nuestro corazón dañado por el pecado, dividido por la íntima contradicción que nos hace decir: “Realmente, mi proceder no lo comprendo; pues no hago lo que quiero, sino que hago lo que aborrezco” (Rm 7,15). Esta experiencia nos puede desanimar, pero a la luz de la venida de Cristo se convierte en ocasión de esperanza. El mal originado en este mundo por nuestra desobediencia a Dios, instigada por el demonio, comienza a ser remediado por la obediencia de María, “la humilde esclava del Señor”, que dice “hágase en mí según tu Palabra (Lc 1,48.38).

Y quiso Dios que la culminación de nuestra redención fuese obra de la obediencia por amor de su Hijo, que “se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz” (Fil 2,8). La humildad de María y la de Cristo nos muestra que alcanzaremos los bienes que esperamos en la medida en que, movidos por el Espíritu Santo, nos hagamos humildes en la obediencia al Padre.

La Virgen María nos hace ver nuestra historia y nuestro destino a la luz de Dios. Sin el pecado original, el hombre habría debido tener la pureza y la belleza de la Inmaculada. En la Inmaculada Concepción de María comienza la posibilidad de poder recuperar la santidad perdida. Ella nos muestra lo que estamos llamados a alcanzar en el seguimiento de Cristo y en la obediencia a su Palabra, al final de nuestro camino en la tierra.


+ Francisco Javier
Obispo de Villarrica



Villarrica, 07/12/2018

 
Galerías Fotográficas