/
/
/
/
/
/
   
Miguel Ángel Lagos Andana
Nuevo diácono en tránsito al sacerdocio en Chillán

El nuevo diácono recibió la imposición de manos de monseñor Carlos Pellegrin Barrera, obispo de Chillán, en una celebración que tuvo lugar el sábado 29 de octubre, a las 10.30 horas, en la parroquia Cristo Rey de San Nicolás.
Lunes 30 de Octubre del 2006
  
Una nueva alegría tuvo la Diócesis de Chillán con la incorporación a la Orden de los Diáconos de Miguel Ángel Lagos Andana, la segunda en tránsito al sacerdocio del mes y el año en curso. Esta ordenación tuvo lugar el sábado 29 de octubre, a las 10.30 horas, en la parroquia Cristo Rey de San Nicolás.

El nuevo diácono recibió la imposición de manos de monseñor Carlos Pellegrin Barrera, obispo de Chillán, en una celebración que tuvo lugar el sábado 29 de octubre, a las 10.30 horas, en la parroquia Cristo Rey de San Nicolás. Junto a él concelebraron el padre Enrique Knothe Badillo, vicario de pastoral de Chillán, el padre Fernando Varas, párroco de San Nicolás, y varios sacerdotes de nuestra Iglesia Diocesana.

Su lema diaconal elegido fue “Es preciso que Él crezca y que yo disminuya” (Jn.3,30), cuyo sentido quiere proyectar como un principio básico dentro de su ministerio, donde sea la figura de Cristo la que prevalezca en cada una de las misiones que le corresponda emprender.

Miguel Ángel Lagos nació en Chillán el 29 de septiembre de 1979. Sus padres son Juan Lagos Torres y María Andan Zenteno. Su única hermana se llama Anita.

La inquietud por el sacerdocio se genera en medio de la comunidad Santa María de Puente Ñuble, en los tiempos cuando esta capilla pasó a formar parte de la parroquia de San Nicolás. Y sus primeras luces se encendieron a los 12 años, en el contacto con los sacerdotes que servían en medio de dicho sector, especialmente por la vocación que demostraban tener y su entrega incondicional con la gente. Tal como lo indicó Miguel Ángel Lagos, le llamaba mucho la atención la alegría y la sencillez con la que estos hombres servían al pueblo de Dios.

Por otra parte, su etapa de discernimiento vocacional tuvo un eco positivo en el seno de la familia cristiana donde nació y se crió, gracias al cultivo permanente del amor a Cristo y la constante práctica de la oración.

Su ingreso al Seminario Metropolitano de Concepción se concretó el 08 de marzo de 1999. Mientras que la recepción de la cruz tuvo lugar el 03 de septiembre del año 2000. Desde marzo de 2006 presta servicios pastorales en la parroquia Buen Pastor, ayudando en la atención de esta basta comunidad al padre Enrique Knothe Badillo y al padre Alejandro Cid Marchant.

Sobre el caminar que emprenda desde su ministerio consagrado, Lagos indicó que mueve su interés servir a la Iglesia Diocesana desde el área de la acción misionera. No obstante, agregó, esto se puede gestar desde distintas áreas pastorales como la promoción vocacional, los jóvenes, los enfermos, los campesinos, entre otros.

Frente al hecho de ser una de las primeras dos ordenaciones diaconales en el período de monseñor Carlos Pellegrin como obispo de Chillán, el joven Miguel Ángel Lagos dijo que bajo ningún contexto es una presión extra al futuro que tendrá en su ministerio, si no por el contrario, se trata de una bendición que se agradece y que se espera retribuir con fidelidad al pastor diocesano y sus sucesores, a la vez de un gran compromiso de servicio con los feligreses de esta porción de pueblo de Dios.

Finalmente, Miguel Ángel Lagos manifestó que si bien su diaconado es “en tránsito al sacerdocio”, de todas formas debe ser entendida como una consagración en primer grado y, por lo mismo, su rol como diácono no mermaría luego de una futura ordenación sacerdotal.

Comunicaciones Chillán



San Nicolás, 30/10/2006