/
/
/
/
/
/
   
Cargar con la cruz de Jesús es amar y servir al hermano
Fiesta de la Cruz de Mayo en Vallenar
Jueves 10 de Mayo del 2007
  
Cerca de treinta bailes religiosos y unas dos mil personas se congregaron en la parroquia Santa Cruz de Vallenar, para celebrar la tradicional procesión de su fiesta patronal, el pasado domingo 6 de mayo.

Antes de la procesión se celebró la Eucaristía presidida por el Obispo diocesano, Monseñor Gaspar Quintana CMF, acompañado del párroco, Padre Juan Barraza y el Padre Aquiles Altamirano, de la parroquia San Ambrosio.

“El agua es un derecho, no una mercancía”

En su homilía, el Obispo hizo referencia a la responsabilidad que tenemos como cristianos de dar testimonio de nuestra fe, así como fortalecerle discipulado y la misión. El Pastor señaló que para ser buenos discípulos debemos escuchar a Jesús nuestro Maestro, y poner en práctica su Palabra. Sin embargo, esto no es suficiente, ya que estamos llamados a ser misioneros de la Buena Nueva de la Salvación a todos nuestros hermanos.

Monseñor Quintana también hizo mención de uno de los temas más preocupantes para la comunidad de la provincia del Huasco, como es el cuidado del medio ambiente. Se refirió explícitamente al proyecto minero Pascua Lama como un riesgo para la conservación de los glaciares y del agua, amenazando toda la vida del valle, y reiterando que el agua no es una mercancía sino un derecho y que su uso debe ser responsable y solidario.

Procesión y final de la fiesta

La procesión contó con la activa participación de la pastoral juvenil de la parroquia, que iban a la cabeza de la peregrinación, aportando toda la alegría y el entusiasmo a las más de dos horas de camino por las calles del sector.

Cofradías de bailes del sector, así como de toda la provincia de Huasco, de Copiapó, Caldera, y de logares más lejanos, como Calama y Coquimbo, escoltaron junto al Obispo y los sacerdotes presentes, la imagen de la Santísima Virgen y la Santa Cruz de la parroquia.

Una vez de vuelta en la parroquia, el padre Juan Barraza agradeció a todas las personas que participaron en la organización de esta fiesta en los diferentes servicios.

Finalmente, la comunidad recibió la bendición del Obispo, con lo que se puso término a esta fiesta, una de las más importantes y antiguas de la diócesis.

Fuente: Comunicaciones Copiapó


Copiapó, 10/05/2007