/
/
/
/
/
/
   
Fallecimiento de P. José Luis Castro
Jueves 22 de Noviembre del 2007
  
La diócesis de Rancagua se ha vestido de luto. El padre José Luis Castro Palomino, presidente de la Fundación Caritas y Acción Social de esta diócesis, falleció en horas de la pasada noche del domingo, al parecer como consecuencia de un infarto al corazón.

Sus restos fueron velados la noche del lunes 19 en la parroquia de San Vicente de donde era párroco desde enero del presente año. Cerca de la medianoche fue trasladado a la parroquia de Nancagua, donde se instaló la capilla ardiente. El martes 21 a las 18 horas se realizó la misa de exequias presidida por el Obispo diocesano, Mons. Alejandro Goic, en la que participó practicamente la totalidad del clero de la diócesis y más de cuatro mil fieles y amigos del padre José Luis. Posteriormente, sus restos fueron trasladado al cementerio de Nancagua.

El padre José Luis tenía 61 años y era párroco de San Vicente de Tagua Tagua desde enero del presente año.

Desde su ordenación en 1972, este querido sacerdote asumió responsabilidades diocesanas como director de la Pastoral Juvenil, formador y, posteriormente, rector del Seminario Mayor Cristo Rey de la diócesis, cargo que desempeñó con inteligencia y vocación.

“En aquellos años -nos decía un sacerdote formado en ese tiempo- el padre José Luis nos educó en el ejercicio de la libertad. Nos enseñó a asumir la responsabilidad de nuestros actos. A practicar la no violencia en la defensa de nuestras creencias”.

En 1986 dejó el seminario y, más tarde, asumió como párroco de Nancagua, donde permaneció 17 años.

Su preocupación por los sacerdotes ancianos lo llevó a trabajar fuertemente por la Villa Sacerdotal y la solidaridad parroquial.

En octubre de 2005 fue nombrado por el Obispo Diocesano, monseñor Alejandro Goic, presidente de la Fundación Caritas y Acción Social de la diócesis. En estos cortos dos años, el padre José Luis ha dejado su impronta de hombre recto y visionario. Gran impulsor de la Doctrina Social de la Iglesia, promocionó en la diócesis la vivencia de la solidaridad con múltiples acciones como el Mes de la Solidaridad. Fortaleció la ayuda a estudiantes de educación superior.

Reforzó la Campaña Cuaresma de Fraternidad, la vivencia de la caridad en el tiempo de Adviento, el apoyo a las pastorales de Drogadicción y de Salud y la alianza con el Fondo Esperanza, con el propósito de, a través de los micro créditos, sacar de la pobreza a 3 mil 500 familias de la región, de aquí al 2010.

Las personas que compartimos con él trabajo, ilusiones y fe, podemos decir que fue una bendición conocerlo. Podemos dar gracias a Dios por el padre José Luis. Su testimonio seguirá impulsando nuestro día a día, en el propósito de construir una sociedad más justa y solidaria.


Pbro. José Luis Castro Palomino

El Padre José Luis Castro Palomino nació en el sector de La Polcura, comuna de Navidad, el día 8 de julio de 1946. Su padre fue don Francisco Javier Castro Durán y su madre doña María Palomino Santibáñez, ambos fallecidos. Es el octavo de los hijos del matrimonio Castro -Palomino. Sus hermanos son: Zócimo, Oscar, Hernán, Ramón, Heraclio, Javier, María Eulalia, Antonio Jasé y Daniel Enrique.

Inició sus estudios en la Escuela Pública N° 29 de La Polcura, el año 1953, cursando el 1° a 4° de preparatoria. El año 1958 ingresa al seminario Cristo Rey de Rancagua, cursando aquí de 5° de preparatoria a 2º de humanidades. El 3º y 4º de humanidades los cursa en el Instituto O’Higgins de Rancagua, el 5° de humanidades lo hace en el Liceo Nocturno de Rancagua, donde compatibiliza sus estudios can el trabajo que realiza en una firma constructora y termina sus humanidades en el Liceo Oscar Castro de Rancagua. En el año 1967 ingresa al Seminario Pontificio Mayor de Santiago, donde inicia sus estudios de Filosofía y Teología.

En noviembre de 1971 es llamado al Diaconado y se le asigna la comunidad de El Manzano y un año más tarde, el 17 de noviembre de 1972, es ordenado sacerdote en la Iglesia Catedral de Rancagua, por el Obispo monseñor Alejandro Durán Moreira. En los días siguientes celebra su primera Misa Solemne en la Escuela Pública de La Polcura de Navidad.

Su primer nombramiento coma sacerdote es en marzo de 1973, siendo destinado como vicario de la Parroquia San Fernando Rey de San Fernando, cargo que desempeñó hasta el año 1975, cuando es nombrado Secretario Canciller, residiendo en el Seminario Cristo Rey y formando parte del Equipo Formador de los seminaristas.

Desde 1976 hasta 1985 es el asesor diocesano de la Pastoral Juvenil. A fines del año 1985 es nombrado rector del mismo seminario, cargo que ocupa hasta mayo de 1986. Los meses de junio a agosto ejerce en El Olivar. El 7 de septiembre de ese mismo año toma posesión coma párroco de Chépica, cargo que ocupa hasta mayo de 1989, con un intervalo de ocho meses, ya que por motivos de salud solicita permiso y se radica en la ciudad de Osorno, residiendo en el Obispado de esta Diócesis y presta servicio en las localidades de Rupanco y Puerto Octay, entre otras .
Fue Decano del Decanato Cardenal Caro y ha sido elegido miembro del Consejo de Presbiterio en varios períodos.

El día 24 de mayo de 1989 es nombrado párroco de las parroquias de Nancagua y Cunaco, donde le tocó vivir y celebrar sus 25 años de vida sacerdotal, en 1997.

Desde 1993 es capellán a nivel nacional de ANAISS (Asociación Nacional de Inspectores de Saneamiento y Salud).

Su preocupación por los sacerdotes lo llevó a trabajar por la Villa Sacerdotal y la solidaridad parroquial.

Durante su permanencia en la parroquia de Nancagua, trabajó para que cada comunidad tuviera su capilla y logró sacar adelante el Santuario de Puquillay, cuyas obras todavía no están terminadas.

Desde julio del 2004 asume como administrador parroquial de la parroquia de Placilla, cargo que deja en enero de 2005 con la llegada del nuevo párroco.

En noviembre de 2004 es nombrado vicario general para los decanatos de Colchagua y Cardenal Caro, responsabilidad a la que renuncia en agosto de 2005.

En octubre de 2005 es nombrado director diocesano de la Fundación Caritas y Acción Social, cargo que desempeñó hasta la fecha.

Desde enero de este año y hasta la fecha se desempeñó como párroco de San Vicente. Su preocupación durante estos años fue siempre la participación, responsabilidad y formación de los laicos para hacer una Iglesia con más vida



Fuente: Comunicaciones Rancagua


Rancagua, 22/11/2007