/
/
/
/
/
/
   
Mons. Ricardo Ezzati: "tienen que primar la razón y el diálogo"

En entrevista con el Diario El Mercurio, el Arzobispo de Concepción se refiere al tema indígena y al acuerdo del gobierno con Patricia Troncoso.
Domingo 03 de Febrero del 2008
  
Al ser consultado por la periodista María Teresa Anguita sobre la huelga de hambre que esta semana depuso Patricia Troncoso, Mons. Ezzati señala: "tienen que primar la razón y el diálogo. Una de las preguntas que debemos hacernos los conductores de la sociedad y el Gobierno es si de verdad el espacio para la razón y el diálogo se dio en forma oportuna. La Iglesia, especialmente a través de monseñor Goic, y a través de varios obispos de la provincia eclesiástica de Concepción, hemos tratado de llamar a esta posibilidad de diálogo, de razón y de discernimiento. Y la conclusión a la que hemos llegado, después de un peregrinar bastante difícil, es reconocer que el diálogo, la razón llevan a la vida, mientras que la violencia, la incomunicación y todo lo que impide el ejercicio de la racionalidad no conduce a la solución positiva de los problemas".

En referencia a la respuesta del Gobierno que en este caso pueda ser considerada como un signo de debilidad y un mal precedente al contravenir el reglamento vigente, el Arzobispo de Concepción indica que "las leyes están al servicio de las personas y no las personas al servicio de las leyes. Jesucristo, en el Evangelio, dice que el sábado ha sido hecho para el hombre y no el hombre para el sábado, invitando a que la ley positiva está para garantizar el bien común. Y las leyes positivas no son absolutas."

Sobre el llamado de monseñor Goic de constituir una suerte de mesa de diálogo para buscar soluciones realistas a la causa mapuche, Mons. Ezzati precisa que "nosotros siempre hemos estado dispuestos a colaborar en el bien común. Esta semana me llamó la intendenta (...) para invitarme a seguir colaborando en lo que pudiera hacer desde mi identidad de pastor. Estoy muy convencido de lo que ha dicho el Concilio Vaticano II, que no hay nada humano que sea ajeno a Jesucristo y a su Evangelio".

- Ver entrevista completa

Fuente: Prensa CECh


Santiago, 03/02/2008