/
/
/
/
/
/
   
Un papá de verdad

Mons. Ignacio Ducasse, obispo de Valdivia, escribe en torno a la imagen de papá que nos ofrece la publicidad del comercio: un padre al que se hace "feliz" con un juguete digital de última generación, con un balón de la Eurocopa o con un buen set de herramientas.
Sabado 14 de Junio del 2008
  
En su artículo de los sábados en el Diario Austral de Valdivia, el obispo de Valdivia, Mons. Ignacio Ducasse, destaca que la celebración del día del padre sorprende al país en un momento marcado por tragedias de distinta naturaleza, odiseas y rescates milagrosos, por un debate político intenso que ya nos pone en la antesala de campaña electoral y por una situación económica de incertidumbre que golpea en lo cotidiano a los hogares, sobre todo a los más pobres.

"En este clima de afección y precariedad, el mercado de la publicidad ofrece un espacio cómodo en esta suerte de burbuja con que se nos invita a “regalonear” a los papás", escribe el obispo, que es el Presidente del Área Agentes Evangelizadores de la Conferencia Episcopal de Chile.

Aludiendo al panorama de satisfacciones particulares que ofrecen los insertos de las tiendas y centros comerciales a este "papá moderno" proveedor, hipertecnologizado, amante del deporte y, por lo mismo, en buen estado físico, Mons. Ducasse plantea que la maravilla del trasfondo espiritual de estas celebraciones es que tocan nuestra vida y nuestra historia, y por lo mismo nos permiten unir la expresión de felicitación a la de gratitud.

"Feliz día, papá, y gracias. Qué importante es recordar las grandes lecciones de vida que aprendimos de nuestros padres y que, con las precarias posibilidades que sus épocas les permitían, dejaban huella en nosotros, sus hijos. Por cierto que esas lecciones son mucho más sublimes que el aprendizaje tecnológico o la complicidad con los hijos en los juegos. Cuando agradecemos a papá, pensamos ante todo en el modo de vivir que desde su propia experiencia nos ha legado. En la relación de Jesús con su Padre, descubrimos caminos para valorar de un mejor modo nuestra condición de hijos y de padres. Los que conocen a Jesús contemplan al Padre a través suyo. Nosotros también hablamos, con nuestra vida, de quienes nos formaron en el modo de hacer", escribe el obispo de Valdivia.

De un modo especial dirige su reflexión a aquellos hogares donde la figura paterna está ausente. "También en las distintas instancias de la sociedad que atrapan al varón y lo reducen a su sola capacidad de fuerza productiva, quitándole ese tiempo precioso en su papel de esposo y de padre. A todos los papás, feliz día, y gracias", concluye su columna Mons. Ignacio Ducasse Medina.

- Ver texto completo de su artículo

- Ir a Especial Día del Padre

Fuente: Prensa CECh


Valdivia, 14/06/2008