/
/
/
/
/
/
   
Valdivia agradeció a Dios por los seis años de su pastor

Con un día de retiro junto a las religiosas de la Diócesis, Mons. Ignacio celebró sus seis años de ordenación episcopal
Lunes 14 de Julio del 2008
  
Este domingo 13 de julio, Mons. Ignacio Ducasse celebró seis años de intenso pastoreo en la Diócesis de Valdivia, además de los servicios que presta a diversas áreas de la Conferencia Episcopal. Fue un día de retiro de silencio, coincidiendo con el Retiro Espiritual que mensualmente dicta a las religiosas y con la Fiesta de Santa Teresa de Los Andes.
En la oportunidad, el tema de reflexión estuvo centrado en la Espiritualidad de la Comunión, a la luz de la Palabra de Dios y de la Carta del Papa Juan Pablo II nuevo milenio ineunte.

Mons. Ignacio destacó el desafío de la Iglesia a ser signos de comunión en el mundo, potenciando esta experiencia al interior de las comunidades religiosas, de las parroquias y comunidades cristianas; la que cobra un mayor sentido al tratarse de una vivencia intrínseca de la espiritualidad de la vida religiosa.

Otros tres momentos fuertes del día, fueron al medio día la Adoración al Santísimo y a las 16:00 hrs., la Eucaristía, con el posterior compartir fraterno, instancias que las religiosas aprovecharon para agradecer al Señor por la vida y ministerio episcopal de su padre y pastor. Intención que se replicó en todas las parroquias y comunidades de la Diócesis, que espiritualmente se unieron a su pastor.

Este lunes por la mañana fue el turno de los trabajadores del Obispado quienes junto al P. Ivo Brasseur, Vicario General, agasajaron a monseñor, primero con una Eucaristía y, luego, con un desayuno fraterno. El pequeño altar del obispado fue adornado con seis espigas y seis cirios, signos de la siembra del pastor y la luz del Espíritu y sus dones que ha guiado este caminar al frente de la Diócesis de Valdivia. Fue una oportunidad para el encuentro, para la gratitud al Señor y también para poner en sus manos, el camino que viene y que nos invita a profundizar nuestra vivencia como verdaderos discípulos misioneros de Jesucristo, para que nuestro pueblo en él tenga vida, dijo durante la homilía Mons. Ignacio.



Fuente: Comunicaciones Valdivia


Valdivia, 14/07/2008