/
/
/
/
/
/
   
Mons. Lizama: “Don Carlos vivía con los pies en la tierra y la mirada en Dios”

La primera Misa celebrada en el templo Catedral de Talca, tras la llegada del cuerpo de don Carlos González, fue presidida por Mons. Pablo Lizama Riquelme, arzobispo de Antofagasta, quien además fue obispo auxiliar de Talca por tres años.
Lunes 22 de Septiembre del 2008
  
Mons. Lizama destacó tres características en la vida de don Carlos: la oración, la capacidad de humor y su preocupación por Chile.

“Era un hombre de profunda oración, estaba traspasado por Dios. Tenía una fineza de alma para todo lo espiritual. Es un ejemplo para todos nosotros su capacidad de orar. Su Misa que no era muy larga, más bien siempre corta, apurada, pero era más profunda que una Misa de mucho rato porque había en él esta sensibilidad frente a lo de Dios, se había dejado atrapar por Dios”, afirmó el arzobispo de Antofagasta en su homilía.

“Un segundo rasgo es su capacidad de reírse, de alegrarse, de disfrutar de un muy buen humor. Como era tímido la gente no lo veía como alguien entretenido, pero sus historias que corren entre nosotros muestran a un hombre de sano humor, tan necesario siempre, y que él lo supo tener hasta en los momentos más tensos, eclesiales y nacionales”, dijo Mons. Lizama.

“Lo tercero es que era un hombre profundamente cívico (…) Le preocupaba todo lo del mundo político, todo lo que fuera del bien de Chile, estaba tan al tanto del quehacer nacional. Aprendí tanto en las mesas con él escuchándolo en los diálogos con senadores, diputados, presidentes, ministros, dirigentes sindicales. Por eso tomó decisiones tan determinantes para el desarrollo de nuestro país. Vivía con los pies en la tierra y la mirada puesta en el Señor”, agregó Mons. Pablo Lizama.

Al finalizar el arzobispo expresó que siempre hay que agradecer al Señor, por darnos hombres y mujeres que van marcando de forma más notoria la presencia de Dios en medio nuestro.

- Biografía de Mons. Carlos González Cruchaga

- Libro virtual de Condolencias

Fuente: Comunicaciones Talca



Talca, 22/09/2008