/
/
/
/
/
/
   
Pesar por fallecimiento de sacerdote Humberto Gutiérrez
Martes 02 de Noviembre del 2004
  
A la edad de 63 años, falleció anoche, en la festividad de Todos los Santos, el sacerdote Humberto Gutiérrez Paredes, quien padecía de esclerosis lateral mioplástica. En el último tiempo, a pesar de su dolorosa enfermedad, el Padre Gutiérrez se desempeñaba como Vicario parroquial en la parroquia El Buen Pastor, en la comuna de Macul, donde se realiza su velatorio.

Esta noche, a las 20:00 horas, se oficiará una Misa en su memoria en el mismo templo, ubicado en Avenida J. P. Alessandri (Macul). Sus funerales se realizarán mañana miércoles 3 de noviembre en el Cementerio General (por Avenida La Paz), luego de una Eucaristía que se celebrará a las 14:00 horas en la parroquia El Buen Pastor.

El Padre Humberto Gutiérrez había nacido el 6 de diciembre de 1938 y fue ordenado sacerdote el 26 de enero de 1972 por el cardenal Raúl Silva Henríquez. Durante sus más de 30 años de ministerio sacerdotal, se desempeñó como párroco en las parroquias Sagrado Corazón de Jesús de Lo Espejo, San José Obrero, población José María Caro, donde estuvo por más de diez años; Jesús Servidor (Peñalolén), San Vicente de Paul (La Florida) y en El Buen Pastor (Macul).

Su vida

El Padre Humberto Gutiérrez es considerado por quienes más lo conocieron como un sacerdote ejemplar. Provenía de una familia trabajadora formado por 14 hermanos. A los 13 años comenzó su vida laboral y a los 17 se incorpora de lleno a su parroquia, especialmente en la Juventud Obrera Católica (JOC). Ahí descubre su vocación sacerdotal y es de los primeros seminaristas en ser formado en el pre-seminario, dedicado a las vocaciones obreras y campesinas. Luego, realiza sus estudios superiores de filosofía y teología en la Universidad Católica. El Año 1987 viaja a España a estudiar espiritualidad en la Universidad de Comillas.

Un sacerdote ejemplar

“El P. Humberto tuvo una vida ejemplar. Más aún cuando sabe que su enfermedad es mortal su sacerdocio madura santamente. Un hombre de Dios que supo encontrarlo en la oración, en los sacramentos y en el servicio pastoral. Muy querido por su familia, sus amigos sacerdotes y por todos los fieles que atendió a lo largo de su ministerio. Fruto de esta vida fiel y bondadosa logra asumir su enfermedad y luego agonía, casi más de un año, con un profundo sentido de Dios, transformando su hogar en un verdadero lugar de oración y de conversión”, dijo el Padre Pedro Ossandón, Secretario Adjunto de la Conferencia Episcopal de Chile y quien conoció de cerca al Padre Humberto cuando fue decano del decanato de La Florida Norte.

“El P. Humberto Gutiérrez –agregó el P. Ossandón- transmitió con mucha fuerza y con su testimonio de vida la confianza que el Señor Jesús depositó en él como cristiano y sacerdote. Lo que más lo conmovió y transformó es que Jesús, el Hijo de Dios, lo trató siempre como amigo. Una amistad que descubrió en la Iglesia a la que amó entrañablemente y en la que dio su vida por todos, sin excepción de nadie. Su vida y su ministerio sacerdotal son, sin duda, un patrimonio de la Iglesia y de los hombres y mujeres de buena voluntad que saben reconocer lo bueno, verdadero y santo que Dios nos regala en beneficio de todos”.

Condolencias

Informado del deceso del Padre Humberto Gutiérrez, el Cardenal Arzobispo de Santiago, monseñor Francisco Javier Errázuriz, quien se encuentra en Bogotá, Colombia, envió sus más sentidas condolencias a sus familiares y al clero de la Zona Oriente de la Arquidiócesis, destacando su entrega y testimonio sacerdotal.

Fuente: DOP Santiago


Santiago, 02/11/2004