/
/
/
/
/
/
   
En la Parroquia de Canela se efectuó la conmemoración de su natalicio
Mons. Valle Gallardo, modelo sacerdotal

El Obispo Prelado de Illapel, Mons. Rafael de la Barra T. presidió en la Parroquia de Canela la celebración de la conmemoración del Centenario del Natalicio de Monseñor José del Carmen Valle Gallardo, nacido en Canela el 11 de diciembre de 1908. Fue Obispo de Iquique entre 1967 y 1984.
Viernes 19 de Diciembre del 2008
  
Los asistentes pudieron recordar a Mons. Valle a través de un breve documental biográfico presentado en el Salón Cultural dependiente de la I. Municipalidad de Canela. Enseguida se llevó a cabo la celebración de la Santa Misa en la iglesia parroquial del pueblo, donde Mons. Valle fue bautizado el 24 de diciembre de 1908.

La Santa Misa fue celebrada por Mons. de la Barra y concelebrada por el Párroco de Canela, P. Andrés Mukosiej, el Párroco de San Rafael de Illapel, P. Jaime Valencia
(sacerdote canelino, ordenado por Mons. Valle en 1968), por el Párroco de Mincha y por el Pbro. José Lucio Cáceres.

En la homilía el Sr.Obispo invitó a dar gracias a Dios por el ejemplo de Mons. Valle y a rogar para que surjan nuevas vocaciones sacerdotales y religiosas. Llamó a los niños y a los jóvenes a responder a la llamada del Señor y a todos los presentes, especialmente a los familiares de Mons. Valle, a conservar la fe que dio tan buen fruto con la vocación del Obispo canelino.

Al momento del ofertorio se presentó en el altar el cáliz que el Papa Juan Pablo II regaló a Mons. Valle en 1994.

A término de la celebración eucarística, el P. Jaime Valencia dirigió unas palabras destacando en Mons. Valle su cercanía paternal hacia todos, especialmente hacia los sacerdotes, su humildad, su alegría, su pobreza y su profunda vida interior que hacia que irradiara verdadera paz. “Es un modelo sacerdotal”, dijo. Así mismo recordó que Mons. Valle siempre se sintió orgulloso de ser “canelino”.

El Obispo de Iquique, Mons. Marco Órdenes, y el Vicario General de Iquique hicieron llegar sus respectivos saludos al Obispo de Illapel expresando la adhesión de la Diócesis de Iquique a la celebración de la Prelatura de Illapel. Mons. Ordenes señaló en su carta, leída por Mons. de la Barra a los asistentes: “Nuestra diócesis guarda de Don José un recuerdo imborrable. Esta fue su Diócesis, la esposa que el Señor le confió para apacentarla y cuidarla en su nombre. Personalmente, desde niño, fui testigo muy directo de su bondad, cercanía y delicada formación en las cosas de Dios. Su labor pastoral en la Diócesis estuvo marcada por el Concilio Vaticano II que lo marcó profundamente. Debió afrontar la histórica escasez de sacerdotes, los grandes desafios de diálogo con el mundo de la Piedad Popular, las diversas dificultades sociales y políticas de la década del setenta y ochenta. Fue paciente, austero y profundamente caritativo. Don Pepito, fue un buen pastor que el Señor pudo llamar a su presencia el año del Gran Jubileo con las palabras del Evangelio: “Ven, bendito de mi Padre”(Mt. 25)”. Desde Roma, donde Mons. Ordenes se encontraba al término de la Visita Ad Límina Apostolorum, envió su saludo fraternal y el de toda la Diócesis de Iquique al Obispo Prelado de Illapel y particularmente a la comunidad de Canela, “reunida en tan hermosa celebración”.

Concluida la Santa Misa se llevó a cabo un acto en el frontis de la iglesia parroquial, en el cual el Alcalde de Canela, Sr. Norman Araya Araya, dirigió un saludo a la comunidad resaltando la importancia de esta conmemoración. Enseguida se procedió al descubrimiento de una placa de mármol colocada en la fachada de la iglesia para perpetuar el recuerdo de Mons. Valle.

Fuente: Prelatura de Illapel





Illapel, 19/12/2008