/
/
/
/
/
/
   
Bendición y envío en la “Misa Crismal”
Diócesis de Chillán promulgó sus Orientaciones Pastorales 2009-2013

El documento, redactado por la Vicaría Episcopal para la Educación, tiene como inspiración el pasaje bíblico de los Discípulos de Emaús (Lc. 24, 13-55).
Jueves 09 de Abril del 2009
  
“Cristo nos envía a la Misión” fue parte del mensaje entregado por el Obispo de Chillán a la comunidad católica de Ñuble, con motivo de la promulgación, bendición y envío de las Orientaciones Pastorales Diocesanas 2009-2013, en el marco celebrativo de la Misa Crismal, el martes 07 de abril.

La presentación se hizo al final de la eucaristía, ocasión que estuvo marcada con un signo de entrega del documento a representantes de distintas instancias pastorales de la Iglesia Diocesana de Chillán.

El documento, redactado por la Vicaría Episcopal para la Educación y aprobado por el Obispo de Chillán, surgió como el fruto del trabajo reflexivo de encuentros, reuniones decanales y asambleas eclesiales diocesanas, respecto a las prioridades y urgencias pastorales para el próximo quinquenio, teniendo como inspiración el pasaje bíblico de los Discípulos de Emaús (Lc. 24, 13-55), y la iluminación reflexiva del Documento de la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, en Aparecida, y las Orientaciones Pastorales Nacionales 2008-2012, publicadas por la Conferencia Episcopal de Chile.

Su promulgación en Semana Santa tuvo por sentido motivar la animación de la vida de los fieles en todas las comunidades cristianas, asumiendo responsablemente el rol que le cabe a cada agente pastoral como misionero de Cristo en la tierra ñublensina.

Celebrando institución del sacerdocio

La Misa Crismal tuvo lugar en la Iglesia Catedral de Chillán, siendo presidida por monseñor Carlos Pellegrin y concelebrada por gran parte del clero diocesano, quienes celebraron la institución del sacerdocio y renovaron sus promesas como pastores de la Iglesia.

Tal como es la tradición, en esta celebración se consagró el Santo Crisma y se bendijo los óleos de los enfermos, elementos que se utilizan para celebrar los sacramentos en toda la diócesis, a partir de la Pascua de este año hasta la próxima.

El Santo Crisma es un óleo perfumado. Así se llama al aceite y bálsamo mezclados que el obispo consagra para ungir a los nuevos bautizados y signar a los confirmados. También son ungidos los obispos y los sacerdotes en el día de su ordenación sacramental.

Con el óleo, los bautizados reciben la fuerza divina del Espíritu Santo, para que puedan renunciar al mal.

El óleo de los enfermos remedia las dolencias de alma y cuerpo de los enfermos y reciben alivio en su debilidad para que puedan soportar y vencer con fortaleza el mal y conseguir el perdón de los pecados.

En el contexto de su homilía, monseñor Carlos Pellegrin, se refirió a la misión que cumplen los sacerdotes como pastores de la Iglesia, pidiendo a la comunidad cristiana que ore mucho por ellos y por el éxito de los desafíos que les corresponde emprender en nombre del Señor.

Fuente: Comunicaciones Chillán



Chillán, 09/04/2009