/
/
/
/
/
/
   
Las tareas que cumplirá el Cardenal Errázuriz en la Presidencia del CELAM

Es el segundo obispo chileno en ocupar ese cargo.
Viernes 16 de Mayo del 2003
  

El Cardenal Arzobispo de Santiago, Mons. Francisco Javier Errázuriz, se convierte en el segundo Obispo Chileno que ocupa la Presidencia del Consejo Episcopal Latino Americano (CELAM).

Anteriormente, en 1955, lo había hecho Monseñor Manuel Larraín, Obispo de Talca, quien fue uno de los promotores y fundadores del CELAM.

Las tareas que tendrá el Cardenal Errázuriz

Según los estatutos del organismo, las funciones del Presidente del CELAM son las siguientes:

Convocar y presidir las reuniones;
Cuidar de la preparación de las reuniones utilizando los servicios de la Secretaría general y demás organismos;
Orientar y acompañar las actividades del Secretario General;
Resolver los asuntos ordinarios personalmente o a través del Secretario General;
Informar periódicamente sobre la marcha del CELAM a las Conferencias Episcopales de América Latina y a la Pontificia Comisión para América Latina; y
Orientar, a través de la Secretaría General, las relaciones del CELAM con organismos internacionales católicos.

Qué es el CELAM

El Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) es un organismo de la Iglesia Católica que fue fundado en 1955 por el Papa Pío XII a solicitud de los Obispos de América Latina y el Caribe.

Su función principal es prestar servicio de contacto, comunión, formación, investigación y reflexión a las 22 Conferencias Episcopales que se sitúan desde México hasta el Cabo de Hornos, incluyendo el Caribe y las Antillas.

Desde su creación, fue considerado pionero en su género por su dimensión continental y porque en ese momento las Conferencias Episcopales no se habían consolidado todavía. Este Consejo ha jugado un papel decisivo en la integración de la Iglesia en América Latina.

Su aporte ha sido invalorable, permitiendo dar continuidad a un rico proceso de intercambio y unidad de las Iglesias particulares del Continente.

El CELAM ayudó también a que la Iglesia en América Latina tomara conciencia de su fisonomía propia y su vocación particular dentro de la universalidad de la Iglesia.

Su acción permitió además articular una línea de continuidad en la acción de las Iglesias que ha dado como frutos fecundos las siguientes tres Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano celebradas en Medellín, Puebla y Santo Domingo.

Principales hitos en la historia del CELAM

El Cardenal Antonio Samoré es considerado el principal impulsor de la creación del CELAM. Como Secretario de la Congregación para Asuntos Eclesiásticos de la Santa, tuvo un rol muy activo tanto en la preparación como en el desarrollo de la Conferencia de Río, en 1955. El Cardenal Samoré tuvo un papel gravitante tanto en la idea de crear un Consejo Episcopal Latinoamericano como en impulsar su organización y desarrollo.

La historia del CELAM está enmarcada, en cuatro grandes momentos, correspondientes a las cuatro Conferencias Generales que el Episcopado Latinoamericano ha efectuado en estos casi 50 años de existencia.

La primera de estas Conferencias se celebró en Río de Janeiro en 1955 pero no estaban dadas las condiciones para una organización autónoma y dicha Conferencia resolvió instalar el CELAM en Roma con el riesgo de que terminara siendo un organismo más de la Curia; el Vaticano mismo señaló que debía tener su sede en América Latina y los obispos eligieron a Bogotá como lugar estratégico.

Esta primera etapa está ligada especialmente a las personas del Cardenal Jaime de Barros Camara, entonces Arzobispo de Río de Janeiro; y del recordado Obispo Chileno Manuel Larraín, Obispo de Talca, primer Presidente del CELAM.

Monseñor Manuel Larraín decía que el "CELAM" es el primer caso, en toda la historia de la Iglesia, de la realización de la colegialidad episcopal.

La segunda Conferencia General (1968), convocada por el Papa Pablo VI y celebrada en Medellín, Colombia, refleja un momento de expansión y crecimiento del CELAM. Su tema fue: “La Iglesia en la transformación presente de América Latina a la luz del Concilio Vaticano II”.

La tercera Conferencia General (1979), fue fruto de la intensa cooperación del CELAM con las diversas Conferencias Episcopales y se realizó en Puebla, México. El tema central fue “La evangelización en el presente y el futuro de América Latina”.

La cuarta conferencia (1992) se efectuó en Santo Domingo, República Dominicana, y tuvo como tema la “Nueva Evangelización, promoción humana, cultura cristiana”, y en la que se trataron los grandes desafíos de la Iglesia ante las nuevas situaciones que emergían en Latinoamérica y en el mundo.

Los directivos del CELAM

Sus Directivos son elegidos cada cuatro años por una Asamblea Ordinaria que reúne a los Presidentes de las Conferencias Episcopales y un delegado de cada una de ellas.

El último presidente del CELAM fue Monseñor Jorge Enrique Jiménez, Obispo de Zipaquira, Colombia, quien fue secuestrado por la guerrilla colombiana en 2002.

Su antecesor fue (1995-1999) Monseñor Oscar Andrés Rodríguez, Arzobispo de Tegucigalpa, Honduras. En el período 1991-95 fue Monseñor Nicolás de Jesús López, Arzobispo de Santo Domingo.



Tuparenda, Paraguay, 16/05/2003