Cardenal Silva HenrĂ­quez ya es Hijo Ilustre de Talca

Mons. Carlos González bendice la nueva plaza.
En la mañana del jueves 27 de septiembre fue bendecida la nueva plaza Cardenal Silva Henríquez, ubicada en la intersección de las calles 2 Sur y 1 Poniente, en la capital regional del Maule, ocasión en que se leyó el decreto municipal en que fue declarado Hijo Ilustre de Talca, el ex Arzobispo de Santiago.

Durante la ceremonia el Alcalde de Talca, Patricio Herrera Blanco, afirmó “que cercano a esta plaza hace 100 años nació un hombre bueno, que entregó su vida a la Iglesia y a través de ella a todo el pueblo chileno (…) No me cabe duda que este entorno talquino donde correteó en su niñez, donde compartió con sus primeros amigos, donde realizó sus primeros estudios, influyó positivamente en su formación como persona y como religioso”.

El legado moral del Cardenal Silva Henríquez, prosiguió el Alcalde, “es toda una vida dedicada a servir con valentía y sabiduría, en una lucha inclaudicable por defender los derechos humanos de los desamparados y desprotegidos (…) Cuando se cumplen 100 años de su natalicio, los talquinos debemos asumir el compromiso de trabajar por construir una sociedad más justa y solidaria, y luchar por la paz y la unidad de nuestro pueblo. Por todo ello el Concejo Municipal y el Alcalde, accediendo a una petición de la ciudadanía talquina, declaran Hijo Ilustre de Talca al Cardenal Raúl Silva Henríquez”, terminó diciendo el edil.

Después de la lectura del decreto, el que fue entregado a Carlos Silva Rojas, sobrino del Cardenal, Monseñor Carlos González Cruchaga, Obispo emérito de Talca, procedió a bendecir la remozada plaza. A continuación fue descubierta una placa recordatoria y la señalética con que se renombró a la calle 1 Poniente, en toda su extensión, con el nombre del Cardenal.

Eucaristía del centenario

Patricio Herrera, Alcalde de Talca, y Alexis Sepúlveda, Intendente de la Región del Maule, descubren señalética de la calle 1 Poniente Card. Silva Henríquez.
Posteriormente, en el Templo Catedral de Talca se celebró la Eucaristía por el Centenario del Cardenal Raúl Silva Henríquez, la que fue presidida por Monseñor Carlos González.

En su homilía, el antiguo Obispo expresó que el Cardenal fue un hombre con un profundo amor a Dios, “aparentemente era un hombre que hacía muchas cosas, pero estaba convencido que el amor a Dios era lo primero y lo fundamental (…) En segundo lugar era un hombre con un profundo amor a la Iglesia, pero esto no es algo tan difícil porque generalmente la persona de Cristo nos cae bien. Lo que cuesta es amar a la Iglesia, porque está constituida de personas con debilidades. El Cardenal amaba esta Iglesia concreta, de ese tiempo y de todos los tiempos”, dijo don Carlos.

“La Iglesia de cuando en cuando habla de cosas importantes. Habló de la Reforma Agraria en el año ’62; habló con la Vicaría de la Solidaridad en el año ’73; y este año habló del salario ético por medio del Presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. Alejandro Goic. Son hitos que nos demuestran que esta Iglesia que parece tan silenciosa, va tocando temas fundamentales cada cierto tiempo”, mencionó el Obispo emérito.

Por último, el Prelado indicó que el Cardenal Silva tenía un inmenso amor a Chile, era profundamente patriota. “Una de sus grandes preocupaciones era que Chile estaba perdiendo su alma. Él vivía pensando en la patria con gran amor y cariño”.

Una vez culminada la misa se efectuó un desfile en la plaza de armas de Talca, actividad con finalizó la celebración por el Centenario del Cardenal Silva Henríquez.

Fuente: Comunicaciones Talca

Placa recordatoria en la plaza Cardenal Silva Henríquez.


Talca, 27/09/2007
 


Facebook   Twitter iconTwitter   Delicious   Recomendar    Imprimir