Iglesia celebró centenario del natalicio del Cardenal Silva

Con una multitudinaria misa en la Catedral Metropolitana la Iglesia en Chile celebró los cien años del natalicio del Cardenal Raúl Silva Henríquez. La eucaristía fue presidida por el Cardenal Angelo Sodano, Decano del Colegio Cardenalicio, quien dijo que el Cardenal Silva fue un pastor excepcional.

Cientos de fieles, delegaciones de parroquias y de colegios, llegaron el mediodía del jueves 27 de septiembre hasta la Catedral Metropolitana para participar de la misa en memoria del Cardenal Raúl Silva Henríquez, quien fuera VIII Arzobispo de Santiago, al cumplirse en este día cien años de su nacimiento. El oficio religioso fue presidido por el Cardenal Angelo Sodano y concelebrado por los cardenales Francisco Javier Errázuriz y Jorge Medina, por el Nuncio apostólico Mons. Aldo Cavalli y, además, por la casi totalidad de los obispos chilenos, tanto en ejercicio como eméritos. Participaron de la eucaristía también los vicarios episcopales de Santiago y más de doscientos sacerdotes.

Destacó también la concurrencia de autoridades de gobierno, entre ellas el subsecretario del ministerio Secretaria General de la Presidencia, Edgardo Riveros; dirigentes políticos, como el senador Hernán Larraín, Sergio Bitar, Ximena Rincón, Sergio Micco; representantes de organizaciones sociales, como Arturo Martínez, Presidente de la Central Unitaria de Trabajadores. También asistió un numeroso grupo de familiares del Cardenal Silva.

Saludo de Cardenal Errázuriz

Al inicio de la eucaristía, el cardenal Francisco Javier Errázuriz agradeció la presencia del Cardenal Sodano y su gesto de presidir la misa. âQuisiera darles la más cordial bienvenida por su presencia en esta acción de gracias, que celebraremos en esta misa, por la vida y por la acción del Cardenal Raúl Silva Henríquez, quien cumple hoy cien años de vida, ahora en el cielo. Quisiera agradecer de una manera muy particular su presencia al señor Cardenal don Ãngelo Sodano porque ello nos recuerda los profundos vínculos que tenía nuestro Cardenal con Su Santidad el Papa Paulo IV; también el momento en el cual él le rogó a Juan Pablo I, el día que inauguraba su pontificado, que interviniera en la mediación con Argentina; los vínculos profundos que tenía también con el Papa Juan Pablo II. Quisiera agradecerle el hecho que usted esté entre nosotros recordándolo como gran Cardenal de la Iglesia Universalâ, dijo el Arzobispo de Santiago.

âY quisiera también agradecer- agregó el Cardenal Errázuriz- la presencia de todos ustedes hermanos obispos, hermanos sacerdotes, hermanos diáconos, porque se quieren unir a esta acción de gracias de la Iglesia de Santiago, como de la Iglesia de Chile, por lo que significó Don Raúl para toda nuestra Iglesia, para todo nuestro pueblo, por el hecho de convertirse en una figura emblemática a semejanza del Buen Pastor, trabajando por el bien de nuestro pueblo y trabajando también por el encuentro con Jesucristo de todos los hijos de este país y de esta Iglesiaâ.

Homilía del Cardenal Sodano

âCon gran gozo âdijo el Cardenal Sodano, en su homilía - he regresado a este santo lugar (Catedral Metropolitana), al cual me ligan tantos recuerdos personales. Con vosotros agradeceré al Señor por el don hecho a esta Iglesia de Santiago en la vida y obras del recordado Pastorâ.

âNo es este el lugar para ilustrar los diversos aspectos del ministerio del Cardenal Silva Henríquez. Este es el momento de la oración y de la meditación, a la luz de la palabra de Diosâ, agregó el Cardenal Sodano, quien fuera Nuncio Apostólico en Chile entre los años 1978 y 1988.

En otra parte de su homilía, el Cardenal Angelo Sodano manifestó su gratitud al Cardenal Silva. âEn esta hora de tantos recuerdos quisiera asociar su memoria a la del Papa Juan Pablo II. En realidad han sido dos pastores excepcionales, cada uno en su propio campo. Ambos han amado y servido a la Iglesia con sus talentos y sus límites, con sus virtudes y con su fragilidad humana. Ambos además han intentado hacer como el escriba de la parábola evangélica, que sacaba de su tesoro âcosas viejas y cosas nuevasâ (Mt 13,52), conservando lo que es válido en la tradición del pasado y renovando lo que era ya caduco, para cumplir mejor la propia misión de Pastores en la Santa Iglesia de Diosâ.

Monseñor Ricardo Ezzati

Al finalizar la eucaristía, Monseñor Ricardo Ezzati, Arzobispo de Concepción y Presidente de la Fundación Cardenal Silva Henríquez, reiteró los agradecimientos al cardenal Sodano y a todos los obispos, sacerdotes, religiosas, autoridades, dirigentes y fieles presentes, pues con su presencia estaban testimoniando la gratitud hacia un Pastor, el recuerdo agradecido por un pastor excepcional. âCreo que en el Cardenal Silva el Señor le ha regalado a la Iglesia en Chile un pastor excepcional, un Obispo y Cardenal que los tiempos requerían. Creo que sus palabras y orientaciones no han sido sólo luminosas sino proféticas,influyendo en el amanecer de tiempos nuevos y de desafíos inéditosâ, dijo Monseñor Ezzati. Ver Palabras de Mons. Ezzati.


Responso en la cripta

Luego de la misa, los obispos presentes rezaron un responso en la cripta donde se encuentra sepultado el Cardenal Silva Henríquez.

- Texto Homilía del Cardenal Sodano

- Audio Homilía del Cardenal Sodano

- Sitio web de la Fundación Cardenal Silva Henríquez: la vida, las obras y el mensaje del pastor

Fuente: DOP Santiago - www.iglesiadesantiago.cl





Santiago, 27/09/2007
 


Facebook   Twitter iconTwitter   Delicious   Recomendar    Imprimir