Mons. Alejandro Goic, 30 años de episcopado

Con una celebración eucarística de acción de gracias hoy miércoles a las 19 horas en la catedral de Rancagua, la Iglesia diocesana se une a su pastor en el trigésimo aniversario de su ordenación episcopal.

Fue el mismo Papa Juan Pablo II quien ordenó obispo a Mons. Alejandro Goic Karmelic, actual Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile. Fue un 27 de mayo de 1979 en el Vaticano. Hoy, al cumplirse 30 años de ese momento, varios de sus hermanos obispos le acompañarán en la eucaristía de esta tarde.

En la siguiente entrevista concedida a los medios diocesanos de Rancagua, Mons. Goic repasa los principales hitos de su ministerio episcopal.


Entrevista a monseñor Alejandro Goic Karmelic, Obispo de Rancagua

âQUE CRISTO SEA MI VIDAâ

Motivaciones, sentimientos y vivencias fluyen a través de las palabras del Pastor cuando hace recuento de sus 30 años como Obispo, que celebrará el 27 de mayo. Un ministerio marcado por la fascinación por Jesucristo y su Evangelio.

- En el momento de su nombramiento usted estaba en Punta Arenas. ¿Qué tareas desempeñaba en la Iglesia? ¿Qué se le vino a la cabeza al enterarse de que le pedían ser obispo?

Fui el primer sacerdote diocesano de Punta Arenas. Mi nombramiento como Obispo Auxiliar se hizo público el 28 de abril de 1979, en el segundo aniversario de la muerte de mi papá, un hombre bueno y sencillo, de quien recibí mucho amor junto con el de la mamá y de mis hermanos.

En ese momento era párroco de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima y vicario general y de pastoral de mi Obispo Vladimiro Boric (q.e.p.d.).
Sentí una sorpresa muy grande. Mi anhelo como sacerdote diocesano era servir, con la gracia de Dios, toda mi vida en mi ciudad natal. Dios cambiaba ese anhelo. Con confianza en Ãl acepté la nueva misión. Desde mi ordenación le dije al Señor que nunca rechazaría nada que la Iglesia me pidiera, ni tampoco pediría nada. Eso me ha dado paz y gozo interior.

- ¿En que situación estaba el país cuando asumió?

El país estaba en pleno gobierno militar. En Punta Arenas habíamos organizado con algunos pastores evangélicos un Comité Pro-Paz, para ayudar a los que eran perseguidos por sus ideas. Fue una época muy compleja y difícil y la Iglesia fue un espacio de acogida y misericordia evangélica.

- En el inicio de su episcopado, ¿cuál fue su primera prioridad pastoral?

Llegué a Concepción como Obispo Auxiliar (en julio de 1979) del Arzobispo Manuel Sánchez (q.e.p.d.). Me incorporé a la pastoral de esa Arquidiócesis, con especial encargo de los jóvenes, de los pobres y de todos los que sufrían la represión. Con un inmenso apoyo de sacerdotes, consagrados y laicos, se fortalecieron la pastoral de jóvenes, de los trabajadores y la defensa de los derechos humanos.

- Desde que definió su vocación, ¿quiénes han sido sus âmaestrosâ de vida, fe y espiritualidad?

La vocación es un don de Dios. Desde los años de seminario y después, en toda mi vida sacerdotal y episcopal, he tenido la gracia de la cercanía de creyentes (sacerdotes, mujeres consagradas, diáconos y laicos) ejemplares en su fe, en su amor, en su entrega. De todos ellos he recibido mucho.

La fascinación por la persona de Jesucristo y su Evangelio ha sido esencial. Mi lema episcopal, âCristo es mi vidaâ, marca mi ministerio. Es lo único que he anhelado y anhelo, más allá de mis fragilidades: que Cristo sea mi vida y el centro de todo. El amor a la Virgen María es fuente de espiritualidad. La figura de san Francisco de Asís me motiva y conmueve. El testimonio y coraje de san Alberto Hurtado es inspiración y fuerza. Y tantos hermanos y hermanas ya fallecidos y tantos que hoy me animan y sostienen.

- Siendo ya obispo se le manifestó una enfermedad en la columna que lo acompaña hasta el día de hoy. ¿Cómo ha vivido el sufrimiento físico? ¿Le ha pesado la soledad?

El sufrimiento, la enfermedad, es parte de la vida. Las cinco operaciones a la columna y otras operaciones son parte de mi historial clínico. Dios me ha dado la gracia de asumirlo con paz. En mi ya larga vida sacerdotal he visto a tantas personas con mucho dolor y sufrimiento, que el mío no es casi nada al lado de lo que padecen otros. Para los que aman a Dios todo es gracia. ¿Soledad? He recibido tanto de Dios y de los hermanos que no la he sentido. He tenido la experiencia de ser amado y de amar. También he experimentado el rechazo de algunos. La vida es así. Pero, en verdad, debo confesar que es mucho mayor el amor que Dios me ha regalado en mi vida. Y de ello, doy gracias a Ãl y a los hermanos.

- Han pasado treinta años desde su nombramiento. ¿Sigue manteniendo su primera prioridad pastoral? ¿Qué preguntas debería hacerse hoy la Iglesia?

Parece que fue ayer que comencé a ser obispo y ¡han pasado 30 años! Fui varios años el obispo ¡más joven de Chile! Ahora, ¡soy âel más antiguoâ!, no âel más viejoâ¦â. Todos los actuales obispos en ejercicio fueron nombrados después de mí.

Estos tiempos son tiempos de salvación. Dios sigue salvando y quiere salvar a través nuestro, hoy y aquí. La gran pregunta: ¿Cómo presentar hoy la persona de Jesús y su Reino a las nuevas generaciones? Es la gran interrogante que nos estamos haciendo en el Sínodo Diocesano, para responder con la persona de Jesús y su Evangelio a la realidad de hoy.

- En estos tiempos de crisis, ¿qué aporte puede realizar la Iglesia?

Despertar más profundamente la conciencia solidaria del país, ante el sufrimiento de los más pobres y realizar acciones concretas y significativas a través de la Pastoral Social de cada diócesis.

Algunas fechas destacadas en la vida de Mons. Alejandro Goic

⢠Nació en Punta Arenas el 7 de marzo de 1940.

⢠Ordenado sacerdote en Punta Arenas el 12 de marzo de 1966.

⢠Vicario Capitular de Punta Arenas entre el 31 de agosto de 1973 y el 27 de mayo de 1974.

⢠Ordenado Obispo en San Pedro (El Vaticano) por Juan Pablo II, el 27 de mayo de 1979.

⢠Obispo Auxiliar de Concepción entre julio de 1979 y junio de 1991.

⢠Administrador Apostólico de Concepción entre agosto de 1988 y noviembre de 1989.

⢠Obispo Auxiliar de Talca entre julio de 1991 y noviembre de 1994.

⢠Obispo de Osorno entre noviembre de 1994 y agosto de 2003.

⢠Obispo Coadjutor de Rancagua entre agosto de 2003 y abril de 2004.

⢠Sexto Obispo de Rancagua desde el 23 de abril de 2004.

⢠Presidente de la Conferencia Episcopal desde el 25 de noviembre de 2004 y reelegido por un segundo período el 20 de noviembre de 2007.

Más información: www.iglesia.cl/rancagua/

Fuente: Comunicaciones Rancagua - Prensa CECh


Rancagua, 27/05/2009
 


Facebook   Twitter iconTwitter   Delicious   Recomendar    Imprimir