Conmemoran 10 años del fallecimiento del Cardenal Silva

Ante un amplio marco de público, este martes 9 de junio, la Fundación Cardenal Raúl Silva Henríquez en conjunto con la Universidad que lleva su nombre y la Comisión Nacional Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal realizaron una ceremonia de conmemoración por los 10 años del fallecimiento del Cardenal Raúl Silva Henríquez.

A la ceremonia- realizada en el Salón Arzobispal contiguo a la Catedral Metropolitana- asistieron el Arzobispo de Santiago, Cardenal Francisco Javier Errázuriz; el Nuncio Apostólico del Santo Padre, Mons. Giuseppe Pinto; el Arzobispo de Concepción y Presidente de la Fundación Cardenal Silva Henríquez, Mons. Ricardo Ezzati; además de distintas autoridades de la Iglesia de Santiago, de la Congregación Salesiana y de las instituciones organizadoras.

En el marco de esta conmemoración se efectuó el lanzamiento de un libro que recuerda la intervención de este recordado pastor salesiano en distintos momentos de crisis y cómo se mensaje ofrece luces y estímulos frente a la crisis actual. El texto se titula: "Educar para la justicia y la paz. Desafíos del Bicentenario" y fue comentado por el Rector de la UCSH, Sergio Torres, y el Presidente de la Comisión Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal de Chile, Eugenio Díaz.

El Rector Torres destacó tres principales aportes de la obra: una conferencia pronunciada por el Cardenal Silva con ocasión del Doctorado Honoris Causa que le otorgara en 1983 la Pontifica Universidad Salesiana de Roma; un estudio histórico sobre el rol del Cardenal en el conflicto del Beagle; y una aproximación a diversos aspectos de la actual crisis.

Asimismo, la autoridad académica recordó que este año nuestra universidad cumple 10 años desde que tomó el nombre del Cardenal Silva Henríquez y que sin estar jurídicamente fundada por él le debe buena parte de su experiencia al apoyar su creación. âNuestro cambio de nombre no obedeció solo a la lógica de la gratitud por todo el apoyo cercano y solícito de este pastor que estando tan cercano al término de su tarea como Arzobispo de Santiago, supo orientar con sus primeros años de vida. El cambio obedeció a una convicción, arraigada en muchos, que su forma de mirar la sociedad chilena, indisociablemente educativa y promocional tenía mucho sent5ido para un proyecto como el nuestroâ.

Por su parte, Eugenio Díaz destacó en su intervención que si bien el Cardenal es mayoritariamente recordado por su labor en defensa de los derechos humanos, existen muchas otras obras menos conocidas que evidencian su compromiso con la justicia y la paz. Es el caso de su apoyo a los trabajadores en la década del 70, cuando las empresas enfrentaban serias dificultades y el impulso dado a la Vicaría de Pastoral Obrera, para brindar espacio de acogida a dirigentes sindicales y trabajadores, cuyas organizaciones eran reprimidas. âEl Cardenal tuvo una labor fundamental en la reconstitución del sindicalismo chilenoâ, precisó Díaz.

El Presidente de la Comisión Justicia y Paz destacó además el aporte de Don Raúl en el ámbito educacional y universitario, donde âbrindó amparo y estímulo a un grupo de intelectuales que no encontraban cabida en la universidad de la épocaâ. Así crearía la Academia de Humanismo Cristiano e impulsaría también el nacimiento de nuestra propia institución.


Monseñor Precht: âEl Cardenal tuvo una osadía poco comúnâ

Tras los comentarios de Sergio Torres y Eugenio Díaz, fue el turno de Monseñor Precht, Vicario General de Pastoral de la Iglesia de Santiago, amigo y colaborador del Cardenal, quien realizó hermosos y emotivos recuerdos de Don Raúl, destacando su vocación salesiana, de abogado y principalmente de Pastor. âHay una hermosa grabación de la vida del Cardenal en que él explica su vocación diciendo que le habría encantado tener una familia, pero que escuchó una voz interior que le decía, Raúl, hay tantos hijos que buscan un padre, yo te llamo a ti para que seas padre de todos esos hijos, y eso lo convenció de su vocaciónâ, recordó.

Entre los muchos aspectos que quiso destacar, Monseñor Precht resaltó que el Cardenal Silva hizo suyo el espíritu del Concilio vaticano II y que âfue hombre siempre atento a la historia, a los signo de los tiempos, a lo que Dios va diciendo a través de la historiaâ.

El Vicario General de Pastoral y coordinador ejecutivo de la Misión Continental en Chile agregó que tenía una audacia evangélica muy poco vista y que lo llevó a confiar mucho en la gente. âTuvo una confianza muy grande en los laicos y en los jóvenes y una osadía poco común para enfrentar creativamente los desafíos de los tiempos. Se atrevía y muchas veces sus colaboradores le decían, pero con qué va a hacerlo. No sé, decía, pero cuando las cosas son de Dios, Dios pone los mediosâ.

Tras la ceremonia, los asistentes concurrieron a la cripta de la Catedral para realizar junto a la tumba de Don Raúl, donde se celebró un momento de oración presidido por el Cardenal Errázuriz.



Fuente: Fundación Cardenal Silva Henríquez - Comunicaciones UCSH


Santiago, 09/06/2009
 


Facebook   Twitter iconTwitter   Delicious   Recomendar    Imprimir